| 4/25/2018 12:01:00 AM

Colombia necesita duplicar su inversión pública para volver a crecer

El representante del Banco Interamericano de Desarrollo en Colombia, Rafael de la Cruz, advirtió que el país primero tendrá que lograr el equilibrio fiscal y reducir su déficit para lograr el nivel de inversión pública que requiere.

Para Rafael de la Cruz la política fiscal y monetaria es como una partida de ajedrez: un movimiento tiene consecuencias en todo el tablero. Y en época de recuperación económica, América Latina debe jugar con precaución.

Si bien toda la región muestra signos nuevamente de un crecimiento económico que los analistas y multilaterales esperan se consolide con el paso de los años, el Banco Interamericano de Desarrollo también advierte que la reciente caída de precios de los commodities dejó a varios países con “debilidad fiscal”.

Uno de esos países que todavía debe cuidar su déficit, y en general su marco fiscal, es Colombia. Pero también requiere aumentar sus inversiones para propiciar un crecimiento más alto y sostenible.

Recomendado: Así arrancó la actividad económica en Colombia en 2018

De la Cruz, que hace cinco años llegó a Colombia como representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), explica que las recomendaciones de la Comisión del Gasto, que abogan por ahora a un rediseño de las inversiones públicas que las hagan más eficientes en lugar de cortarlas, es “el punto intermedio” antes de tener ingresos suficientes para incrementar el gasto del Gobierno al punto necesario.

Según los cálculos del multilateral, el tamaño de la economía colombiana indica que su recaudo de impuestos debería estar cercano al 22% del PIB. La realidad es que los ingresos fiscales apenas alcanzan alrededor del 17% de producto interno, es decir que el país debería hacer un gran esfuerzo para aumentar su recaudo en por lo menos cinco puntos porcentuales.

Pero el representante del BID explica que si bien la reforma tributaria del 2016 fue en la dirección correcta y es deseable que el país siga disminuyendo sus impuestos corporativos, la propuesta no es viable por ahora, “dada la fragilidad fiscal en este momento y la situación fiscal con un déficit todavía importante”.

Además, el país debe garantizar primero que la base de contribuyentes sea más amplia tanto del lado de las empresas como de las personas naturales.

Puede interesarle: Estos son los seis frentes que el próximo gobierno no podrá evadir

Por ejemplo, explica De la Cruz que “hay muchas empresas que deberían contribuir más porque están ganando más de lo que están reportando o que deberían estar reportando y realmente están escondidas, que es la economía informal que sabemos que existe” y a la vez, es necesario que más colombianos se unan al grupo de declarantes y pagadores de impuestos pues el tope es muy alto y permite también que se oculten pagos.

Pero por el momento, el país está en un “punto intermedio” que incluye una situación en la que lo primero que debe hacerse, antes de mover de un lado o del otro el estatuto tributario, es reorganizar el gasto del Gobierno para hacerlo mucho más eficiente. Tal como lo sugirió la Comisión del Gasto en el informe que recientemente se reveló en su versión completa.

“Eficiencia en el gasto público incluye, entre otras cosas, calidad en la planeación de los proyectos de manera tal que podamos asegurarnos mejor de que un proyecto va a costar realmente lo que debe y no mucho más”, advirtió De la Cruz.

Y es que lo que más necesita el país es inversión en infraestructura, que además de generar competitividad en la industria, genera empleo y ya demostraron países como China, que potencia el crecimiento del país en apenas una década.

Pero las obras van más allá de las Vías de Cuarta Generación, que según los cálculos del BID equivalen apenas a un 10% de las inversiones que Colombia requiere en infraestructura dentro de los próximos 10 años.

El representante del BID añade que, sin embargo, las 4G van “en la dirección correcta porque es el tipo de inversión que necesita el país; hemos tenido problemas de administración muy graves, entre otros de corrupción que son el coletazo de todo el entramado increíble de Odebrecht en países de América Latina”.

Lea también: ¿Por qué Mario Huertas sí pudo construir sus 4G?

Otro aspecto en el que la construcción de infraestructura del país va bien es en la apertura de financiación hacia la banca externa, como se logró con los proyectos de 4G. De la Cruz explica que había que tener en cuenta también la capacidad del sistema financiero local de absorber efectivamente el nivel de inversión requerida.

Pero en lo que falta trabajar es en gestión del riesgo. El representante del BID comparó este aspecto con un péndulo, que no se detuvo en un punto medio con las 4G pues las olas anteriores de infraestructura hacían poco atractiva la llegada del sector privado al dejarle a este la gran mayoría del riesgo, el nuevo modelo hizo todo lo contrario y le dejó casi todo el riesgo al Gobierno.

Recomendado: ¿La ANI le teme a la modificación de contratos 4G?

EDICIÓN 541

PORTADA

La nueva maestría colombiana: cuarenta menores de cuarenta

Estos colombianos están liderando sus campos de acción con talento, ideas innovadoras, pensamiento disruptivo y un propósito trascendente. Desde diferentes regiones, aquí están los líderes que se destacan por sus propuestas y ganas de construir un país diferente. Aquí 4 de sus historias.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 541

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.