| 11/29/2017 12:01:00 AM

La tasa de usura en el centro del debate

Durante el último año, el debate sobre este mecanismo de control a las tasas de interés en el país se reinició por cuenta de sus recientes modificaciones y las propuestas que se han planteado a su alrededor.

El 2017 se caracterizó, entre otras cosas, por las bajas de tasas de interés para estimular el consumo con una inflación que sigue demostrando que está bajo control y en descenso. Pero como era natural, la transmisión de la política monetaria a los créditos de los consumidores finales se tomó su tiempo.

Así que para darle un “empujón” el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, le solicitó a la Superintendencia Financiera un estudio sobre los efectos de cambiar la periodicidad en el cálculo del Interés Bancario Corriente y su consecuente tasa de usura, que terminó en un decreto que determina que la vigencia de dichas variables ahora es mensual y no trimestral.

La medida generó incomodidad en el sector financiero, que acató la modificación pero advirtió su inutilidad. El mismo presidente de Bancolombia, Juan Carlos Mora, hizo pública su molestia con un cálculo de la tasa de usura mensual y señaló que un mercado debe regirse por la libre competencia y no por intervenciones como aquella.

Recomendado: Minhacienda hace nueva petición a los bancos: no pegarse de la tasa de usura

La Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) añadió que “el cambio metodológico de la tasa de usura ha sido inocuo, pues se debe tener muy presente que el cálculo de dicha tasa es el resultado de un promedio de las tasas de interés de las entidades financieras”.

“En este sentido, es erróneo argumentar que la nueva tasa de usura incide, por sí sola, en reducciones en las tasas de los créditos; de hecho, las mayores reducciones de las tasas de interés crediticias, debido al curso normal de los mecanismos de transmisión de la tasa de política monetaria del Banco de la República, son las que han propiciado, a su vez, una tasa de usura menor”, añadió el gremio y advirtió que además las tasas de interés de consumo y ordinaria están lejos de dicha tasa.

Por ley, la tasa de usura es el resultado de multiplicar 1,5 por la tasa de interés bancario, lo que la ha llevado hasta cerca de 31% para noviembre. Sin embargo, el promedio de la tasa de interés de créditos de consumo está 13 puntos porcentuales por debajo de dicho nivel y en el caso del segmento comercial, la diferencia alcanza los 20 puntos porcentuales.

Puede interesarle: Top de mejores tasas de interés de tarjetas de crédito

Con el cambio en la vigencia de la tasa de usura, nació del mismo sector una nueva propuesta: eliminar dicha tasa y recientemente el superintendente financiero, Jorge Castaño, dejó abierta la puerta para que la discusión por lo menos se dé.

Según Asobancaria, acabar con la tasa de usura permitiría una mayor inclusión financiera en especial en segmentos de consumidores que por sus condiciones de riesgo, no son aptos para recibir por el momento un crédito formal ante la limitación de los bancos para “cobrar” dicho riesgo mediante la tasa de interés.

Lo contrario piensa el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, que en las últimas semanas les pidió a los bancos que no se “peguen” a la tasa de usura para cobrar intereses a sus consumidores y que tengan en cuenta que muchos de ellos no tienen los recursos suficientes para asumir tales costos.

El debate se abre en medio de muchos otros temas que el país tendrá que discutir antes, de cara a garantizar su sostenibilidad económica. De modo que aunque la propuesta ya está en la mesa, por ahora su evaluación está en veremos.

Lea también: Primera reducción mensual de la tasa de usura superaría los 100 puntos básicos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.