| 5/16/2017 11:58:00 AM

Con inversión superior a $400.000 millones EPM, inaugura Nueva Esperanza

Empresas Públicas de Medellín inició la operación comercial de la subestación de Nueva Esperanza en Soacha, que asegurará la venta de energía en Guaviare, Meta Tolima, Bogotá y Cundinamarca.

Empresas Públicas de Medellín (Epm) invirtió $435.000 millones en su nueva subestación Nueva Esperanza, de los cuales $45.000 millones se destinaron a gestión ambiental y otros $16.000 millones al rescate y conservación de 23,4 toneladas de material arqueológico del que es el hallazgo más grande del país.

Con la construcción del proyecto, EPM generó 2.961 empleos directos y 178 indirectos en los 1.206 predios, distribuidos en 95 veredas, en las que se llevó a cabo la construcción de las líneas de transmisión de energía y sus correspondientes franjas de protección.

Otros $4.400 millones se destinaron a la ejecución de 97 proyectos de participación voluntaria en 21 municipios, mientras que 17 familias fueron reubicadas pues habitaban el área de servidumbre del proyecto.

Además de la construcción de la subestación de Nueva Esperanza en Soacha, EPM amplió la subestación de Guavio en Ubalá y de Bacatá en Tenjo, con un total de 431 torres nuevas.

Recomendado: Así se convirtió EPM en una multilatina pública

La línea más importante del proyecto tiene una extensión de 148 kilómetros entre la subestación de Guavio, Ubalá y Nueva Esperanza, Soacha con una capacidad de 230.000 voltios.  Le sigue la línea de 500.000 voltios y una extensión de 45,5 kilómetros entre Tenjo y Soacha.

Además se reconfiguraron las líneas de Paraíso-Circo y Paraíso-San Mateo para crear cuatro líneas desde Paraíso hasta Soacha, Tequendama y Granada, cada una con una capacidad de 230.000 voltios.

El gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, destacó que la forma de circuito del proyecto le permite aumentar la confiabilidad del sistema ya que permite una respuesta rápida ante posibles problemas en alguna línea, que generen la suspensión temporal del servicio de energía en una zona de la región centro oriental del país.

Lea también: La energía y los metales tendrán “fuertes” incrementos en el 2017: Banco Mundial

Por su parte el director de la Upme, Jorge Valencia, señaló que Nueva Esperanza es el primero de muchos refuerzos que requiere la zona centro oriental del país pues su demanda de energía en los últimos años ha crecido incluso por encima del promedio nacional y anunció que entre los próximos cinco a diez años se espera que más empresas con proyectos similares a EPM ingresen a la región.

EPM también anunció la construcción de la subestación Norte, que se ubicará en el norte de la Sabana de Bogotá, y tendrá como objetivo conectar las subestaciones de Nueva Esperanza y Sogamoso, mientras que al Hidroituango le falta cerca de año y medio de obras para entrar en funcionamiento.

La viceministra de Energía, Rutty Ortiz, señaló que el proyecto de Nueva Esperanza es la muestra de la capacidad de las empresas de energía para construir grandes proyectos de infraestructura bajo las normas de protección ambiental establecidas y resaltó que las 600 hectáreas de protección y conservación de Nueva Esperanza corresponden a fuentes hídricas importantes para la región.

Puede interesarle: La estrategia de ISA en Brasil y Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.