Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/26/2019 7:07:00 PM

¿Por qué votamos por políticos mentirosos?

Filósofos de la Javeriana evaluaron la diferencia entre la mentira común y la política. Explican la gravedad de esta última para la democracia y el efecto multiplicador que tiene en las redes sociales.

“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos” o “los artistas mienten para decir la verdad, mientras los políticos mienten para ocultarla”. Estas son algunas frases de la llamada filosofía popular, que se repiten con frecuencia y que ratifican la idea de que la mentira es ineludible en el ejercicio político.

Un grupo de estudiantes de doctorado en filosofía de la Universidad Javeriana se dieron a la tarea de investigar esta situación que los votantes dan por hecho y, sin embargo, no hacen nada para cambiarla.

Uno de los investigadores es el profesor Juan Samuel Santos, quien explica que iniciaron este estudio en febrero de 2018, debido a una preocupación que tenían por la salud de la democracia actual en Colombia y en el mundo, tras fenómenos como el plebiscito y la elección de Donald Trump en Estados Unidos.

Uno de sus primeros hallazgos fue comprobar que la mentira política es diferente a la mentira común por varias razones: la primera es que mientras el mentiroso común lo hace con palabras, el político no solo usa palabras o mensaje literal, sino que también recurre a varias maniobras lingüísticas, como verdades a media o bullshit (hablar carreta o decir tonterías), generalmente para ser engañoso.

Santos aclara que al mentir los políticos no siempre buscan engañar, a veces también lo hacen en público para que quede registrado en medios de comunicación o en cuentas sociales y así no se comprometen con ciertos asuntos. “Es decir, son mentiras para el registro. Para que después esas declaraciones sirvan como pruebas de que el político no sabían de algún tema”.

En este punto vale la pena aclarar que las mentiras son distintas a las falsas promesas, pues estas últimas se refieren a acciones futuras que el político sabe que no va a poder cumplir (no va a subir impuestos o no va a permitir el fracking). Por el contrario, las mentiras son sobre acciones pasadas. Por ejemplo, cuando un presidente dice no tener conocimiento sobre las acciones de algunos de sus ministros, lo hace para que quede registrado y protegerse a futuro.

Otra diferencia entre mentira común y política radica en que esta no solo busca timar al electorado, sino también generar adhesiones o consensos o separaciones o disensos. Santos pone como ejemplo las frases de Trump con respecto a la construcción del muro en la frontera con México. Que lo diga con frecuencia no implica que lo va a hacer, pero sí indica que tiene una política dura contra los inmigrantes.  Sus aliados no esperan necesariamente el muro, pero sí que no muestre permisividad con los inmigrantes.

Las dos clases de mentiras también son diferentes por el daño que producen. Las comunes generan creencias falsas en la persona engañada y esta puede actuar a partir de esas falsas ideas. Las mentiras políticas, por su parte, no solo crean falsedades, sino que dada su sistematicidad generan desconfianza en el político, su partido e incluso en todo el aparato estatal. Con las fake news (noticias falsas) esto se amplifica y la desconfianza llega a los medios de comunicación o a lo que dicen los científicos. “Esto es grave para la democracia y para los hábitos de consumo de información de la gente, pues muchos van a preferir buscar sus noticias entre sus conocidos o en sus redes sociales, que en medios de comunicación. Peor aún, otros preferirán informarse y creerles a influenciadores o estrellas de internet, lo que reproducirá aún más las falsas creencias”, precisa el filósofo.

Justamente las redes sociales permiten que cualquiera pueda producir mentiras o copiar páginas web similares a las de las entidades encargadas de producir cierta información y cuando circulan tantas mentiras, la gente no sabe cómo participar en la democracia.

Santos aclara que las mentiras políticas y la desconfianza que generan pueden aumentar la abstención. Así mismo, pueden llevar a que las personas empiecen a creer que sus líderes políticos son casi líderes religiosos que siempre tienen la razón y la verdad. Otra consecuencia se da cuando la gente pierde el interés de participar con sus opiniones cuando las entidades del Estado les dan la oportunidad de comentar.

Y si el electorado tiene claridad de que los políticos mienten, ¿por qué votan por ellos? Santos explica que la gente no vota por las propuestas de los candidatos sino por alianzas políticas, de clase, género o raza. En otras palabras, no los impactan las mentiras porque lo que hacen es elegir al que piensa parecido a ellos.

Agrega que el engaño político no solo se usa para elegir gobernantes, sino también para buscar el apoyo o el rechazo a decisiones como el Brexit o el plebiscito por la paz. También lo han usado las compañías tabacaleras, que en el pasado mintieron para desprestigiar las investigaciones médicas que evidenciaban la relación entre cigarrillo y cáncer y, más recientemente, las petroleras sobre su relación con el calentamiento global.

EDICIÓN 592

PORTADA

Coronavirus: ¿vamos perdiendo la pelea?

En los próximos dos meses, Colombia llegará a su pico de contagios de coronavirus. A final de año o antes podría alcanzar los 3,6 millones de infectados y superar los 40.000 muertos, según estimaciones del Gobierno. Luego de tres meses de confinamiento, apenas viene lo más duro.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.