| 2/1/2018 9:52:00 AM

¿Por qué subió la usura?

La Superintendencia Financiera informó que la tasa de usura para febrero será 31,52% , un incremento de 0,48 puntos porcentuales con respecto a la tasa de 31.04% que se había certificado para enero.

Una sorpresa se llevaron todos los usuarios del sistema financiero colombiano, con el dato del interés bancario corriente en enero, base sobre la cual la Superintendencia Financiera certifica el interés de usura. Como su nombre lo indica, este tope define a partir de qué valor en Colombia se comete el delito de “usura”: cobro desmedido en el costo del dinero.

Según las cifras de la Superintendencia, en febrero el tope de usura será de 31,52%, 48 puntos básicos más que el vigente durante enero.

El dato causó sorpresa, pues el Banco de la República viene realizando, desde hace agosto de 2016, una reducción en las tasas de interés con que le presta a los bancos. Desde entonces y hasta la fecha los tipos de interés del Emisor se redujeron desde 7,75% a 4,50%. Esto significa prácticamente una reducción del 42% en el costo del efectivo para los bancos que acuden al Banco Emisor. A pesar de ello, en ese mismo período, el interés bancario corriente, que mide el promedio de tasa de los créditos de consumo, libre inversión, comercial y libranza apenas se redujo de 21,99% a 21,01%; esto es, 98 puntos básicos. Es decir, que mientras los bancos se han ahorrado 42% de el costo del dinero que les provee el Banrep, los colombianos se están ahorrando apenas el 5%.

Recomendado: Ranking de las tasas de interés más altas

Es claro que el Banco Central no es la única fuente de recursos para los bancos, que tienen que dar la pelea por la liquidez que le proveen los ahorradores. Sin embargo, es claro que por este lado los colombianos tampoco han sentido ningún incentivo. Todas los indicadores de tasa de captación para mediano plazo (DTF, CDT’s a 180 y 360 días y TCC) marcan un descenso igualmente, de lo que se concluye, que en general el nivel del costo del dinero para los bancos, captado directamente de los ahorradores ha tenido un descenso de entre 27% y 60%.

Así las cosas, es claro que algo pasa con el sistema financiero colombiano, que no ha logrado transmitir este ahorro a los consumidores.

Una fuente del Gobierno señaló que claramente en enero unos bancos subieron de manera excesiva los intereses.

El otro fenómeno que ocurrió y que en parte explica el aumento de la usura, es que desde septiembre pasado, el interés bancario corriente se viene certificando mensualmente; hasta ese momento el cálculo de este indicador se realizaba trimestralmente.

Esto llevó a que la certificación que rige para febrero, que tiene como base los créditos que se desembolsaron en el primer mes del año, fuera la primera de este tipo que se registra en la historia. Las estadísticas recogieron así un hecho particular de esa coyuntura: que en enero se coloca apenas 70% del volumen de crédito que se coloca en diciembre. Además, durante el primer mes se otorgan pocos créditos de libranza o comerciales que son los de más bajos intereses. Esto implica que la muestra corresponde a los créditos más costosos que son los de libre inversión y consumo, como los de las tarjetas de crédito y esto lleva al alza el indicador.

Sin lugar a dudas el dato sorprende, pero visto en perspectiva, lo que más sorprende es que los intereses para los usuarios no hayan registrado un alivio tan importante, como el que la política monetaria les viene otorgando a los bancos. Este es un tema sobre el que hay que debatir ahora mismo, justo cuando el país necesita recuperar los niveles de consumo para impulsar la economía.

Puede interesarle: La tasa de usura en el centro del debate

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?