Opinión

  • | 2017/04/18 00:01

    ¿Quién va a ser el próximo presidente de Francia?

    Emmanuel Macron tiene la mayor probabilidad para ser el nuevo presidente de Francia, sin embargo, en el escenario en que Fillon le gane a Macron en la primera vuelta vemos una alta probabilidad de que Le Pen sea la nueva presidenta de Francia.

COMPARTIR

Nuestro análisis muestra que Emmanuel Macron tiene la mayor probabilidad de ser el nuevo presidente de Francia, sin embargo, si Fillon le gana a Macron en la primera vuelta vemos una alta probabilidad de que Marine Le Pen sea la nueva presidenta de Francia.

También le puede interesar: Por qué Trump va ser el presidente de Estados Unidos contra todo pronóstico.

El futuro de Francia y de la Unión Europea está en juego, dos candidatos anti- establecimiento son los favoritos. Marine Le Pen nacionalista y Emmanuel Macron reformista son los candidatos más probables para ganar la primera vuelta en las elecciones del 23 de Abril del 2017. Sin embargo, nada está escrito, Francois Fillon aún tiene una oportunidad de reactivar las maquinarias a su favor.

Figura 1. Escenarios y probabilidades de la segunda vuelta en las elecciones de Francia.

El determinismo de la historia, habla de una fuerza superior que de alguna manera determina el curso de las interacciones humanas. Ya sean los dioses de la antigüedad o la modernidad, las clases sociales, las razas, la nación, la voluntad de los pueblos, el espíritu de los tiempos. Los líderes son simples vehículos de la historia.

León Tolstoy solía tener una frase cuando se refería a las guerras napoleónicas: “estas guerras pasaron porque debían pasar”, para él, los líderes son esclavos de la historia.

Sin embargo, ¿qué hubiera pasado en nuestra historia si Winston Churchill hubiera muerto en el accidente que tuvo en la Quinta Avenida en Nueva York en 1931? o ¿Si Roosevelt hubiera muerto en el intento de asesinato en Miami en 1933?, ¿qué hubiera pasado si Hitler hubiera sido asesinado en el campo de batalla en la Primera Guerra Mundial? Con toda seguridad la historia no sería la misma.

La historia conspira para la elección de un líder, pero es la personalidad y la unicidad del líder la que reescribe la historia.

Figura 2 Estadísticas de la encuestas sobre la intención de voto en  primera vuelta en Francia. Fuente: The Economist

Marine Le Pen: Por la gente.

El pueblo francés tiene miedo, el terrorismo ha reconfigurado la sociedad francesa. El Frente Nacional ya no es visto como un partido retrógrado de viejos nacionalistas, con bajos niveles de educación e ingresos. El Frente Nacional ya no tiene el calificativo de racistas que buscan la gloria de Francia a costa de la denigración de judíos, musulmanes e inmigrantes.

Marine Le Pen ha sabido leer los tiempos y se apartó de la visión de su padre, se alejó del arquetipo del nacionalista extremo. Ella se ha enfocado en acercarse a la gente joven educada, a la mujer con hijos que se preocupa por el futuro de la sociedad, Le Pen se acerca a un pueblo sacudido por el temor al terrorismo y la integración cultural.

La Islamificación de Francia se convierte en el fenómeno de choque cultural que pone en crisis a los valores de la revolución francesa “Liberté, Égalité, Fraternité”. Francia tiene más de 1,1 millones de franceses musulmanes. Grupos étnicos que en su mayoría no se han integrado a los valores de la cultura francesa y forman guetos donde no aplican las reglas de los franceses. 

Irónicamente, los musulmanes son una fuerza electoral importante. Ellos fueron decisivos en la victoria de Hollande en las elecciones pasadas. Satanizar y perseguir los seguidores de una religión es supremamente peligroso e injusto. Si bien el terrorismo fundamentalista es una realidad no todos los practicantes del Islam son terroristas.

Es fácil echarle la culpa a los inmigrantes y a la Unión Europea de todos los problemas económicos de Francia, pero el trasfondo de los problemas de Francia yace en la estructura burocrática de sus instituciones políticas y a la falta de incentivos para  la competitividad económica.

El terrorismo es un gran reto para los franceses, sin embargo, éste no se combate con bombas en Siria o propagando la Xenofobia y el odio. Éste se combate mejorando la capacidades de la inteligencia militar francesa, entendiendo los canales que usan los terroristas para propagar sus ideologías y bloqueando los canales como dichos grupos financian sus actividades.

La estabilidad del medio oriente es fundamental para resolver el problema del terrorismo fundamentalista. El medio oriente necesita un país próspero que sea el modelo de separación entre estado y religión. Un ejemplo de renacimiento del medio oriente en el siglo XXI. Francia es un país clave en dicho desarrollo.

La figura 2 muestra la intención de voto del pueblo francés según las encuestas publicadas por The Economist. Según estas, Marine Le Pen, es la candidata con mayor probabilidad para ganar la primera vuelta.

Figura 3 Google Trends. Índice de frecuencia de búsquedas de Le Pen, Macron, Fillon localizadas en Francia.

Emmanuel Macron: En Marcha

Macron es un candidato nuevo en la política francesa, un fenómeno creado por las circunstancias. Los escándalos de corrupción de Francois Fillon (el candidato más fuerte del establecimiento político francés) y el miedo al nacionalismo del Frente Nacional, han hecho de Macron la tercera vía para el pueblo francés. 

La  figura 3 muestra el volumen de búsquedas en Google de tres referencias: Le Pen, Macron y Fillion en Francia. La popularidad de Macron se incrementó en más de 100% desde los escándalos de corrupción y nepotismo de Francois Fillon.

Macron quiere reconciliar dos Francias, la de la extrema  derecha y la de la extrema izquierda. Macron ha diseñado su campaña para atraer votos decepcionados por las maquinarias políticas.

El entiende que Francia tiene un infraestructura tecnológica y educación de calidad. Sin embargo, el crecimiento económico ha sido mediocre. Macron ve en el exceso de estado el gran enemigo de Francia.

Le sugerimos leer: ¿Qué hay detrás de los Tomahawks de Trump?

Los puntos claves de reforma en la economía francesa en el programa de Macron son:

  • Recortar el gasto fiscal en 60.000 millones de euros.
  • Recorte 120.000 empleos estatales.
  • Entrenamiento a los desempleados.
  • Negociar un nuevo acuerdo de inversión con toda la Unión Europea.
  • Bajar los impuestos corporativos.
  • Extender los beneficios de desempleo a los emprendedores.
  • Excluir a las inversiones financieras del impuesto a la riqueza.
  • Mantener la edad de pensión intacta.

Si Emmanuel Macron gana en Francia, éste resucitaría el sentimiento en la Unión Europea y sería un presidente muy similar a Gerhärch Schroeder. El reformista que fue canciller de Alemania en el periodo 1998 a 2003. Macron significaría más austeridad y un mejor funcionamiento de la Unión Europea. 

Figura 4  Patrones del comportamiento en redes sociales filtrados por popularidad positiva. Fuente: Filteris’s rating

La empresa de análisis de redes sociales online Buzz muestra que la contienda entre Fillion y Macron es mucho más reñida de lo que anticipan las encuestas. Lo que hace muy difícil tener una predicción definitiva.

Por otro lado, este análisis también muestra que Mélenchon, candidato de izquierda, desde marzo ha despertado más interés en el público. De ganar Macron en la primera vuelta, canalizaría muchos votos de la izquierda. De ganar Fillon, Le Pen representaría una manera de canalizar la frustración francesa contra Fillon.

Desde Macrowise nuestro análisis muestra que Emmanuel Macron tiene la mayor probabilidad  para ser el nuevo presidente de Francia  (ver Figura 1), sin embargo, en el escenario que Fillon le gane a Macron en la primera vuelta vemos una alta probabilidad de que Le Pen sea la nueva presidenta de Francia.

Lea también: La popularidad del populismo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.