Opinión

  • | 2016/09/27 00:01

    Cómo gestionar una empresa familiar para las siguientes generaciones

    Han sido varios los altibajos que han sobrellevado en el paso milenario del tiempo las empresas familiares longevas, entre estos las lecciones de guerras, las dificultades políticas y los desastres de la naturaleza, así como también las crisis económicas.

COMPARTIR

Japón es un país que se caracteriza por tener el mayor número de empresas familiares longevas (empresas que han logrado perdurar por más de doscientos años), en él se han contabilizado aproximadamente unas 4.000 empresas familiares longevas muy por encima de los números de otros países como Alemania (856), Países Bajos (240), Austria (167) entre otros (Toshio Goto 2006).

Uno de los temas más notorios es el promedio de 52 años de vida que mantiene la empresa familiar japonesa, casi el doble del promedio de vida de este tipo de empresas en el resto del mundo y en especial en los Estados Unidos donde su promedio de vida es de tan solo 24 años e inclusive menos en algunos países.

Como en la mayoría de las economías del mundo libre, las empresas familiares japonesas representan un enorme porcentaje de su tejido empresarial, algo más del 95% y probablemente son las mayores generadoras de nuevos empleos.

La cultura japonesa está influenciada por las ideas de honor y obligación resultado de un proceso histórico milenario, cultura que ha logrado impregnar el ámbito empresarial con una filosofía de gran sentido de responsabilidad y de espiritualidad generando la mayor población de empresas familiares longevas en el mundo.

Lea también: Los asesores patrimoniales en épocas de crisis, oportunidades y oportunismo

Son pocos los estudios realizados sobre las empresas familiares japonesas, la mayoría de estos estudios destacan una serie de factores transversales comunes que han permitido la continuidad de las empresas familiares japonesas por tan largos períodos de tiempo, entre estos factores cabe mencionar algunos de mayor relevancia:

1. Unidad familiar como factor de cohesión.
2. Visión estratégica de largo plazo.
3. Representan sectores bastante estables de la economía.
4. El manejo de la herencia en cabeza del primogénito generalmente.
5. El emprendimiento como cultura de continuidad.
6. Adaptabilidad a los cambios del entorno.
7. Gran compromiso de los miembros de la familia con el legado familiar.
8. Responsabilidad con la sociedad, con sus empleados, con sus clientes y con el país en general.
9. La resolución de conflictos (en su filosofía conflicto tiene una cara de crisis, pero otra de oportunidad)
10. La planificación minuciosa en un documento elaborado.
11. Sistemas de gobierno familiar muy robustos y estructurados.

Lea también: 15 claves de oro del rol del presidente de una junta directiva

En algunos estudios se demuestra que una de las problemáticas usuales de las empresas familiares longevas, donde la gerencia se mantiene en cabeza de una persona por períodos bastante más largos que el promedio de las empresas no familiares en los que se aplican estilos conservadores de gestión, se puede sacrificar posiblemente elementos de innovación, pero en las empresas longevas japonesas siempre se impulsa el emprendimiento de las nuevas generaciones adaptándose a las nuevas realidades del entorno económico y en algunos casos, también la innovación como parte de una estrategia combinado con la excelencia y la calidad de sus productos .

Las crisis de los últimos años igual han cobrado algunas víctimas, incluyendo la que era la empresa familiar más antigua del mundo, la Kongo Gumi y no por casualidad también de origen japonés, esta databa desde al año 578 d.c. con más de 1.400 años de existencia, en la que llegó a tener miembros de la familia que la dirigieron por más de 40 generaciones. Hoy en día me atrevería a decir que el ritmo de cambio que requiere toda organización, sea o no sea familiar, va en una frecuencia importante y mucho más acelerado que en décadas pasadas.

La definición clara y con sentido de propósito, así como el compromiso y la unidad de criterios de las siguientes generaciones, ha logrado formar las ventajas competitivas y en algunos casos inclusive las ventajas medulares que han conspirado para que estas empresas logren traspasar los límites normales de la longevidad.

El esfuerzo de parte de los gobiernos por mantener este tipo de empresas longevas es una preocupación equiparable a cualquier tema de seguridad nacional. Su importancia como mayores generadoras de nuevos empleos sostenibles en el mundo debe llamar la atención, para promover los incentivos y apoyos con compromiso así como también por parte de las nuevas generaciones como contribuición en el desarrollo y progreso de nuestros países, como con la sostenibilidad de los negocios familiares en el tiempo.

Lea también: El e-mail frente al rendimiento diario

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?