| 9/12/2016 10:21:00 AM

Gobierno interviene a Elite con reorganización tras incumplimiento

La liquidadora de DMG será la encargada de revisar con lupa qué era lo que hacía realmente Elite y tratar de recuperar la plata.

La Superintendencia de Sociedades decretó de oficio la reorganización de Elite, luego de que la firma anunciara que no pagará a sus inversionistas y culpara a las cooperativas.

Elite ofrecía rentabilidades superiores al 20% anual a sus inversionistas ofreciéndoles productos de inversión en el negocio de las libranzas. Sin embargo, los pagos cesaron hace varias semanas en medio de acusaciones de no pago a las cooperativas.  

Lea también: Elite culpa a operadores de libranzas por incumplimiento a inversionistas

"Las personas que suscriben un título valor como endosantes, se obligan solidariamente a su cancelación total y, en caso de falta de pago total o parcial, el tenedor del título puede ejercer la acción contra todos los obligados", señaló la entidad en un comunicado. Sin embargo, el gobierno asegura que Elite no puede eludir su responsabilidad en la crisis de las libranzas y debe responder aún si las cooperativas dejan de pagar.

Inicialmente la reorganización tendrá como objetivo revisar con lupa las cuentas de Elite para saber cómo operaba el negocio y saber si es posible o no llegar a un acuerdo de pagos con los inversionistas.

Es probable que el proceso termine con un acuerdo avalado pero también que la promotora encuentre irregularidades y la firma termine procesada por captación ilegal igual que Estraval.

La promotora del proceso será María Mercedes Perry, quien ha sido liquidadora en procesos como el de DMG y participó en la liquidación de Proyectar Valores.

Elite ya estaba bajo control de la Superintendencia de Sociedades desde julio de este año y la entidad al parecer no está vendiendo más productos de inversión a sus clientes. Los bienes de la compañía están embargados y no pueden cambiar de manos.

Algo anda mal

Hasta el momento la Superintendencia de Sociedades ha encontrado algunos indicios negativos.

Por ejemplo, según los nuevos estándares internacionales de información financiera habrían diferencias entre la realidad del negocio y sus informes contables.

Por otro lado "las ventajas y beneficios relacionados con el activo que se vende, no son transferidos en su totalidad al inversionista, según se desprende de las cláusulas contractuales", según el comunicado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?