| 9/8/2017 8:49:00 AM

¿Fracasó la banca tradicional?: 2.500 millones de personas están excluidas del sistema

A pesar de la masificación y diversificación de los servicios financieros a nivel global, los esfuerzos aún no son suficientes pues más de 2.500 millones de personas siguen excluidas del sistema financiero por distintas razones.

La industria que ha dado grandes millonarios en el mundo, también les ha cerrado las puertas a muchos otros. Se calcula, que el 75% de las personas pobres del mundo no posee una cuenta bancaria.

Cifras compartidas a este medio por el analista del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Alexandre Lipton, muestran la gran deuda del sistema financiero tradicional con la gente.

En su investigación titulada ‘Manifiesto de la Banca Digital: El final de los bancos’, el experto se cuestiona con respecto a la promesa de progreso de este sector y sobre el rol de la tecnología en la democratización de los servicios.

Visite: Al sector financiero le llegó su Uber: así se transforma la banca con tecnología

Hoy no solo una gran porción de personas del común está aislada de los beneficios de acceder a un crédito o simplemente tener una tarjeta para depositar sus ahorros, también las empresas están relegadas.

Según el balance presentado en el informe, publicado junto con los analistas David Shrier y Alex Pentland del MIT, existen más de 45 millones de pequeñas y medianas empresas relegadas del sistema.

Pero la pregunta es... ¿fracasó la banca tradicional? o ¿específicamente la banca física?

Pues bien, desde el MIT se plantean que por mucho tiempo se ha categorizado al sistema financiero en el mundo de las matemáticas y la tecnología, dejando a un lado un factor determinante: el cultural.

Durante su intervención en el Congreso SAP Financial Services Summit, Alexandre Lipton dejó claro que la digitalización es vital para la supervivencia de la banca, dada la competencia que suponen nuevas alternativas de base tecnológica como las criptomonedas o el crowdfunding.

“La prevalencia de los sistemas y la cultura heredada, impiden que los bancos adopten la innovación tanto como para sobrevivir como prosperar en la economía digital del siglo XXI”, complementa su investigación.

Lipton es optimista con respecto a la contribución de la tecnología y su rol reformista para el sistema financiero.

Lea también: Lo que trae la fusión de los más grandes en cajeros automáticos

Sin embargo, teniendo en cuenta la irrupción de la tecnología en la industria se pregunta: ¿cuál va a ser el papel de los bancos en este nuevo mundo? y ¿si ha llegado el fin de los bancos en la forma en la que los conocemos? 

Ya en su análisis, los investigadores del MIT se habían planteado un escenario futurístico para nada descabellado. Según pronostican, incluso es posible que la banca tradicional esté en su última fase. Se plantean así que los gobiernos podrían emitir efectivo digital que sería almacenados en billeteras virtuales que en la actualidad ya existen y que no requieren de la mediación del sistema bancario.  

Incluso, fenómenos como el bitcoin, una moneda virtual que no cuenta con el respaldo de un Banco Central, explican cómo se está empezando a descentralizar el monopolio de las finanzas mundiales.

Todo este escenario lleva a la banca a cuestionarse y replantear la forma en la que se relacionan con sus audiencias. Lipton invita a la banca a transitar el mundo de la digitalización, sin embargo, para ello deben completar ciertos requisitos importantes.

Desde el lado de los consumidores, según el analista, los bancos tienen que empezar a brindar una experiencia “holística, intuitiva e interactiva” para todos, lo cual pasa por digitalizar los procesos de principio a fin.

Así mismo exige facilitar la experiencia en dispositivos móviles, abrirle las puertas a la tecnología biométrica, minimizar los riesgos y brindar mejores alternativas para el cambio de divisas, personalizar los servicios de crédito y brindar acceso al mundo de los servicios peer-to-peer (P2P).

Mientras que del lado de los inversionistas, requiere implementar el uso del Big Data, la multicanalidad de los servicios, la implementación de asistentes de realidad virtual, los pagos a través de dispositivos móviles y las billeteras virtuales. Todo esto con el propósito de generar mayor monetización y valor para sus clientes.

Visite: Las startups de Fintech: ¿Qué están haciendo los bancos al respecto?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.