| 2/17/2017 4:06:00 PM

Justo & Bueno gana nuevo round a D1

Las dos cadenas de descuento duro mantienen una fuerte rivalidad tanto en las góndolas como en los estrados.

La batalla entre las cadenas de descuento D1 y Justo & Bueno por los consumidores colombianos que buscan precios bajos no solo se libra en las calles de algunas de las principales ciudades. También se siente en los estrados judiciales.

El último round en el enfrentamiento entre estas cadenas rivales se dio a conocer el pasado 13 de febrero, cuando la Superintendencia de Industria y Comercio rechazó una demanda de reconvención interpuesta por Koba, la compañía matriz de las tiendas D1, que buscaba que la autoridad administrativa condenara por conductas desleales a tres directivos de Mercadería SAS, matriz de Justo & Bueno.

La Superindustria rechazó esta demanda al considerar que una acción de conducta desleal en el comercio solo podía formularse contra la sociedad –es decir, Mercadería- y no contra personas naturales.

Esta no es la primera vez que estas dos cadenas se enfrentan en los tribunales. Ya a comienzos del año pasado fue Mercadería la que entabló una acción judicial contra su competidor, Koba, por haber incurrido presuntamente en conductas para presionar a proveedores a que no vendieran a su rival.

En esa oportunidad, la autoridad de competencia decidió otorgar medidas cautelares a favor de Justo & Bueno, y conminó a D1 a “abstenerse de presionar, exigir, persuadir, amenazar o intimidar de cualquier forma, ya sea directa o indirectamente, a los proveedores, sociedades y/o empresas que actualmente abastecen a Mercadería S.A.S., para que aquellos se nieguen a suministrar a ésta los insumos, bienes y servicios necesarios que requiere para desarrollar su actividad económica u objeto social.”

No se pierda: Justo & Bueno demanda a D1 por presionar a sus proveedores

De hecho, aún está pendiente de conocerse el resultado de una demanda que por competencia desleal presentó en junio del año pasado Mercadería en contra de Koba, firma a la que acusa de incurrir “en actos de inducción a la ruptura contractual, al inducir a los proveedores de Mercadería SAS a que infringieran los deberes contractuales básicos que contrajeron con la firma” así como también por incurrir en actos de desorganización al “interferir, presionar, persuadir, amenazar o intimidar a los proveedores con los cuales Mercadería SAS estaba negociando contratos”.

La pelea de estas dos cadenas por los consumidores colombianos se mantiene con el mismo ritmo tanto en las góndolas como en los tribunales. Y lo cierto es que a medida que cada una se fortalece, la rivalidad crece y promete nuevos rounds.

Lea también: Ara le sigue el paso a D1 y ya tiene más de 200 tiendas en Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.