| 6/6/2016 12:01:00 AM

Colombianos presentan dispositivo que evita el robo de espejos de los autos

Un grupo de emprendedores colombianos presentó un particular sistema que evita el robo de los espejos de los automóviles, al generar una descarga eléctrica de unos 1.500 voltios a las personas que quieran forzarlos para robárselos.

La tecnología, que atrajo todas las miradas en la más reciente versión de la Feria de Jóvenes Empresarios de Bogotá, fue desarrollada por la empresa familiar Epia y está a punto de ser lanzada de manera oficial al mercado local.

El vicepresidente de la compañía, Andrés Camilo Epia, explicó en una entrevista concedida a Dinero que la idea de este producto surgió porque a sus abuelos les robaron los espejos del auto mientras se transportaban por el centro de la ciudad.

Epia, quien es ingeniero eléctrico de profesión, pensó en una forma eficaz para evitar este tipo de episodios y por ello decidió crear este sistema que puede ser controlado directamente por el conductor desde su auto. 

Lea también: Presentan carro deportivo y eléctrico diseñado a partir de impresión 3D

“Si la persona va conduciendo y se siente amenazada puede activar el dispositivo a su voluntad y de la misma manera lo puede desactivar”, detalló el emprendedor.

El directivo manifestó que la descarga eléctrica que produce dicho dispositivo es suficiente como para dejar aturdido al delincuente pero no para afectar su integridad, ya que el principal propósito es “respetar la vida de las personas sobre cualquier cosa”.

Dicha situación contrasta con la de algunos países de Europa, en donde este tipo de tecnologías han sido catalogadas como armas dado su poderoso potencial de ataque, según lo explica Andrés Camilo Epia.

Lea también: Ventas de vehículos nuevos caen 13,6% en mayo

Y agrega que la solución tecnológica que fue desarrollada por ellos hasta el momento es considerada como una herramienta de protección y se ajusta a los mandatos de la legislación colombiana.

La idea en los próximos meses es aumentar la capacidad eléctrica de este dispositivo, al pasar de los 1.500 voltios actuales a los 5.000, con lo cual seguiría siendo más débil que un arma de electrochoque (taser).

Andrés Camilo Epia adelantó que este producto, cuyo costo es de unos $450.000 para cualquier tipo de vehículo, empezará a ofertarse a los empresarios a cargo del sistema de servicio público.

De hecho, estima que los principales clientes se concentrarán en la flota de taxis de las ciudades de Colombia, así como las aseguradoras que estén interesadas en ofrecer este producto a sus clientes.

Los emprendedores también le apuntan al mercado internacional, ya que gracias a la visibilidad que obtuvieron en la feria, fueron contactados por inversionistas de Corea del Sur que quieren incluir este sistema a la oferta de sus concesionarios.

En la actualidad, Epia trabaja en el desarrollo de nuevas y más novedosas soluciones de seguridad para la industria automotriz no solo en Colombia sino también en naciones centroamericanas como Honduras.

La empresa, que tiene más de 20 años de trayectoria, también está a puertas de expandir sus operaciones a países como Nicaragua y Guatemala, en donde prevé suplir las necesidades de esa industria.

Es preciso señalar que esta compañía incursionó hace varios años en el sector automotriz con la automatización de las puertas corredizas de los autos de transporte público que en ese entonces funcionaban de manera mecánica.

Esa tecnología ganó popularidad en el mercado hasta el punto de que lograron comercializarla con empresas de la talla de Mercedes-Benz y Volkswagen, para luego dar el salto a la adecuación de automóviles especiales.

Entre ellos destacan patrullas de Policía, así como Centros de Atención Inmediata (CAI), unidades móviles de criminalística y vehículos con características avanzadas para la Armada Nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?