| 10/18/2017 12:01:00 AM

El inventor boyacense detrás de las prótesis de Lego con potencial de cambiar vidas

Luego de trabajar en el departamento de investigación de LEGO – conocido como Future Lab en ese entonces- el boyacense Carlos Arturo Torres identificó una oportunidad para contribuir con el cambio social a partir de un simple juguete y una gran dosis de creatividad.

Carlos Arturo Torres, un tunjano de 34 años edad, logró el reconocimiento luego de haber diseñado una prótesis a partir de las fichas de juguete de la marca Lego y otros materiales.

Según su creador, quien será uno de los principales invitados del Open Innovation Summit de Connect Bogotá, se trata de la primera prótesis que permite la inclusión de las personas "normales" en la experiencia de discapacidad.

 Luego de preguntarse qué pasaría si niños en discapacidad hicieran parte de la experiencia de crear sus propias prótesis e incluir a  sus familiares y amigos en este proceso, desarrolló esta idea que tiene el potencial de cambiar vidas.

Visite: El capitalismo miente, ser empleado no es la única forma de sobrevivir: Yunus

 Fue así como diseñó un método creativo por medio del cual los niños realizan ese proceso mientras aprenden, juegan y desarrollan sus habilidades sociales y cognitivas.

 Esta idea fue la tesis de Máster de este experto en diseño industrial y prontamente dio la vuelta al mundo debido a su grado de innovación desde el campo técnico y también social.

 En una entrevista concedida a Dinero, Carlos Arturo Torres, dijo que básicamente se trata de una prótesis de armado modular, es decir, todas las partes que la componen se conectan de una misma base.

 “Esto hace que el niño tenga el control de colocársela sin ayuda de los demás y de decidir cuando quiere una prótesis ‘tradicional’ o cuando quiere jugar con fichas de Lego e incorporar lo que arma en su prótesis”, dice Torres.

 Foto: Carlos Arturo Torres/inventor de prótesis de Lego

El experto explica que la arquitectura modular además permite que la pieza que se comunica con el brazo del niño pueda ser reemplazada a medida que él crece y con un costo equivalente a un tercio del producto.

 Gracias a ello, no hay necesidad de cambiarla completamente cada año como pasa normalmente con otro tipo de prótesis.

 Actualmente ninguna de estas prótesis se ha vendido, ya que es un proyecto que continúa en desarrollo. Sin embargo, Torres calcula que tiene un valor aproximado de 5.000 euros, frente a las prótesis más básicas del mercado que cuestan alrededor de los 10.000 euros.

 Una de las grandes características de esta idea es que elimina por completo el concepto de discapacidad. Mi sueño es que esto se pueda replicar en todo el mundo”, asegura el inventor.

Lea también: Siete ideas colombianas de emprendimiento social

 Cuestionado sobre el rol que tendrán este tipo de herramientas tecnológicas en un escenario de posconflicto en Colombia, el inventor dijo que será “protagónico” pues “es una gran oportunidad para que la sociedad vuelva a sensibilizarse, entender por lo que viven los demás y también de ayudar”.

 “No solo se trata de inclusión de los afectados por el conflicto, también de aquellos que nunca lo vivieron. Este tipo de tecnologías permitirán que Colombia pueda producir sus propias soluciones para sus necesidades de postconflicto”, afirma.

 Durante el Open Innovation Summit, un evento de innovación y emprendimiento auspiciado por Connect Bogotá que se realizará del 18 al 19 de octubre, Carlos Arturo Torres compartirá su historia de éxito.

Previo al evento, el diseñador industrial dijo a los emprendedores que “un plan robusto de negocio es la mejor herramienta que se puede tener para amplificar el impacto de una idea”.

“Hay entidades y personas alrededor del mundo que están muy dispuestas a colaborar con proyectos que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas, pero todas necesitan tener muy clara la visión del mismo”, afirmó.

El experto también se refirió a su visión del éxito. Para él, este concepto “es lo que perciben los demás de un trabajo bien hecho”.

“Todo trabajo, todo proyecto, va a necesitar seguir avanzando, dar un paso más. Incluso necesita ‘fracasar’, pues todas estas cosas solo muestran el camino que se necesita seguir. El éxito consiste en mantener viva una idea. Seguir caminando”, añadió.

Por último, Torres mencionó la importancia que tuvo el fracaso para su carrera. De hecho, aseguró que es “lo más valioso” que ha aprendido a valorar en su vida, pues “es la oportunidad de aprender, redireccionar, mejorar, probar, entender y avanzar”.

 Recomendado: Emprendimiento social no es sinónimo de pobreza

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.