| 11/4/2015 5:00:00 AM

¿Qué podemos aprender del modelo agrícola de Perú?

El exministro de agricultura de Perú, José Chlimper en una entrevista concedida a Dinero, luego de su participación en el Congreso Agroindustrial de la Andi, habla del modelo productivo de Perú para lograr la seguridad alimentaria y lo que podría venírsele a Colombia.

En el marco del desarrollo del ambicioso plan Colombia Siembra por parte del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, uno de los fenómenos de El Niño más fuertes de las últimas décadas se presenta, planteando nuevos problemas para la seguridad alimentaria del país.

Es difícil aceptar que Colombia es uno de los 7 países que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) afirma podrían suplir el 50% de la demanda mundial de alimentos en los próximos años, sabiendo que en la actualidad se encuentra importando más de 10 millones de toneladas de alimentos al año.

Tan solo en agosto de este año, las importaciones de cereales se incrementaron 12,1%, según el Dane.

Vecinos y semejantes

También es difícil entender como Colombia, que en la actualidad tiene 7,1 millones de hectáreas dedicadas a la producción agrícola esté dependiendo últimamente de los buenos resultados de las exportaciones de café, mientras que Perú con mucho menos de la mitad del área cultivada (cerca de 2 millones de ha) tiene a los productos agrícolas como el segundo generador de ingresos por exportaciones después de los minerales.

Según datos del Banco Mundial, la agricultura pesa el 6% del PIB en Colombia y un punto porcentual más en Perú. También, según el exministro del vecino país, el alcance del microcrédito y el seguro agropecuario es similar en ambas naciones.

Sin embargo, las exportaciones agrícolas de Perú en 2014 alcanzarán US$847 millones FOB tomando datos del Banco Central de ese país, mientras que las colombianas según Procolombia fueran de US$1.059 millones FOB.

Aunque las exportaciones colombianas son mayores, Perú exporta el 79% de lo que vende Colombia con solo el 30% del área cultivable.
Esto permite deducir que con áreas de producción similares el vecino país podría triplicar las exportaciones nacionales.

Como afirma Chlimper, en Perú, en la actualidad no hay subsidios y la intervención de las instituciones para los permisos de exportación son muy escasos. Esto facilita en gran medida los procesos para vender en el exterior y fomentar la competitividad.

Aunque al igual que Colombia, no gozan de una amplia cobertura de tecnología, se han enfocado en promover la productividad al máximo en respuesta a la poca área de cultivo disponible del país (solo el 6% del territorio).

Inclusive, con los efectos del Niño sobre ambos países, Perú no se ha visto en la necesidad de incrementar sus importaciones de bienes consumibles y el gobierno tiene listo un plan de cobertura para los cultivos afectados.

La tecnificación, el camino

Un dato en particular puede develar una de las razones del atraso productivo colombiano. Mientras que en Perú, la maquinaria y las herramientas para el desarrollo agropecuario tienen un arancel del 1,2%, en Colombia alcanza el 10%.

Gozar de los elementos necesarios para duplicar la productividad a un bajo costo sin duda es una ventaja, explica José Chlimper. Dos de los productos insignia del país vecino, la uva y los espárragos, se beneficiaron ampliamente de estos métodos.

Esto no solo aplica a la maquinaria, Chlimper afirma que derribar los aranceles atraería mucha más inversión en el sector agropecuario. Muchos inversionistas pueden estar interesados en un país como Colombia que tiene la posibilidad de ser despensa contra estacionaria, es decir, con la capacidad de producir diversos productos durante todo el año.

“Aún hay muchos sectores muy protegidos y es importante abrirlos al mercado externo para que resulten en una ayuda imprescindible en la competitividad” afirma el exministro.
Por su parte, Colombia Siembra, tiene previsto añadir más maquinaria para los agricultores, persiguiendo el mismo objetivo.

No más subsidios


Y aunque estos métodos hagan más fácil la producción, aun no resuelven del todo el problema. En este punto, José Chlimper enfatiza la necesidad de todo un modelo exportador que haga más fáciles los procesos actuales y reducir los subsidios.

Como lo demostró Nueva Zelanda en los años 90 quitar los subsidios representa un empuje sin precedentes para la producción nacional y el comercio exterior. Perú, así como Chile, siguieron un camino similar con resultados comparables.

El subsidio por definición es un apoyo temporal. Y la justificación para removerlo es incentivar la productividad. El exministro asegura que “Perú tomó este concepto empleándolo en determinados cultivos destinados a la exportación y apostando en ellos todo el desarrollo tecnológico incentivando la inversión”.

“Lo que hace tan rica a Colombia no son sus dos mares, ni los proyectos de infraestructura que hay en la actualidad, es su gente y siento que Colombia Siembra va por muy buen camino” concluye Chlimper.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?