Opinión

  • | 2018/07/27 00:01

    Data, plata y desarrollo

    ¿Dónde conseguimos U$2,5 trillones para acabar con el hambre, brindar educación de calidad o desarrollar ciudades inteligentes? Una plataforma digital puede tener la solución.

COMPARTIR

Financiar el desarrollo sostenible en el mundo podría costar entre 5 y 7 trillones de dólares; por ahora el déficit para países como el nuestro es de U$2,5 trillones. Aunque las naciones firmantes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordaron darles cumplimiento para 2030, los gobiernos locales no parecen ser la fuente idónea para financiar metas tan titánicas como erradicar las enfermedades, optar por energías renovables o proteger los océanos.

La opción más sencilla es dejar los ODS en el papel y convertir el resultado de cualquier proyecto del sector público en una cifra que por las curvas toca alguna de las metas, para así demostrar avances en la próxima sesión de Naciones Unidas. Aunque también es posible hacer la tarea, pensando que la sostenibilidad no es un discurso social y ambiental, sino una visión de negocio que se construye pensando en un futuro viable – y rentable – para todos.

Ahora bien, la poética del desarrollo ha sostenido grandes seminarios, pero al final el problema termina siendo el mismo: plata. Conectar efectivamente la oferta de fuentes de financiación con la demanda de organizaciones trabajando por el cumplimiento de los ODS no es nada sencillo, pero resulta que una organización colombiana se está dando a la tarea de servir de puente entre las fuentes de dinero y quienes esperan dejar una huella positiva en el mundo.

Le puede interesar: El negocio del conocimiento

Innpactia es una plataforma digital que se encarga de la compleja tarea de rastrear fuentes de financiación para proyectos de desarrollo en los países de América Latina. Desde 2014 este equipo de trabajo, movido por la convicción de impulsar el cambio global usando la tecnología, ha identificado y compartido oportunidades que suman billones de dólares a disposición de las mejores ideas.

Cuando se piensa en el poder transformador de la tecnología, uno de los puntos clave está en promover la toma de decisiones informadas. En Internet, la información se convierte en fuente de poder y, cuando se trata del desarrollo, la data se convierte en plata.

Para quienes buscan posibilidades de financiación, la plataforma de Innpactia está abierta y opera bajo un modelo freemium de consulta, brindando suficiente información abierta como para ‘moverse’ entre algunas convocatorias.

Pero además de las acciones frontales de puente de información, desde hace varios años sus propios de datos se convierten en fuente valiosa para comprender el negocio del desarrollo. El documento ‘Panorama de Oportunidades de Apoyo para el Desarrollo (POAD) Colombia 2018’, desarrollado por Innpactia, ofrece algunos datos interesantes para financiadores y financiados:

  • Entre 2016 y 2017 se redujeron en un 24,13% los montos de financiación disponibles para proyectos de desarrollo en Colombia, situación que se explica por el cambio de comportamientos de los actores de la cooperación internacional y de las circunstancias que afectaron al sector privado. – Ya veremos cómo nos va ahora que hacemos parte de los ‘países ricos’ de la OCDE –.
  • Estados Unidos, los Países Bajos, los organismos multilaterales y la misma Colombia son los mayores oferentes de donaciones en beneficio de alcanzar nuestra sostenibilidad.

Le sugerimos: Lo comunitario y lo digital

  • Cuando de preferencias sobre qué problemática resolver se trata, el ODS 16 ‘Paz, Justicia e Instituciones Sólidas’ fue el más buscado entre 22.679 consultas de ofertas en la plataforma - ¿será por aquello que detrás de la paz lo que se empieza a mover es la industria del desarrollo? –. Le siguió el ODS 11 ‘Ciudades y comunidades sostenibles’, incluyendo temas de vivienda y servicios básicos, espacios públicos, comunidades. En tercer lugar, se ubicó el ODS 4 ‘Educación de calidad’ y posteriormente el ODS 2 ‘Hambre Cero’.
  • En cuanto a prioridades de inversión de los financiadores, las áreas de responsabilidad social se interesan por mover la industria, innovación e infraestructura; las universidades por promover la educación de calidad; las empresas le apuestan a la reducción de las desigualdades; y los filántropos se concentran en temas de salud y bienestar, energías asequibles y no contaminantes, y la generación de alianzas para el desarrollo.

Reza el adagio popular que plata hay, solo toca saber dónde buscarla. En este caso el reto es tal vez mayor porque se confunde el desarrollo sostenible con la caridad y muchas veces las donaciones se convierten en exigibles simbólicos que los financiadores no están dispuestos a liberar.

A propósito, el informe cierra destacando cuatro nuevos mecanismos de financiación que van en crecimiento para la vinculación del sector privado en la implementación de los ODS: blended finance (o finanzas mezcladas), la inversión a emprendimientos de impacto, los bonos sociales y verdes, y los bonos de impacto social.

¿Quiere cambiar el mundo y busca financiación? Las posibilidades existen y gracias al flujo de datos en línea y la consecuente reducción de las asimetrías en la información, organizaciones como Innpactia facilitan la tarea de búsqueda de recursos para todo tipo de organizaciones; pero de fondo el desafío radica en que estas organizaciones realmente entiendan su papel en la cadena del desarrollo y lleguen con la frente en alto, buenas ideas, proyectos estructurados e indicadores claros, a gestionar los recursos que están ahí para que entre todos construyamos un futuro sostenible.

Le puede interesar: Datos el riesgo financiero de desatenderlos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.