| 10/29/2013 10:40:00 AM

Se multiplica la apuesta por infraestructura

En agosto de 2010 el país destinaba a la infraestructura en promedio unos US$1.500 millones al año, pero llegará a US$25.000 millones en los próximos tres.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, afirmó que la inversión del país en infraestructura, que era de 1.500 millones de dólares anuales, llegará a 25.000 millones en los próximos tres o cuatro años para con ello superar las deficiencias de ese sector.

El mandatario aseguró que el país sufre hoy las consecuencias de la falta de competitividad que en parte se debe a que históricamente se descuidó la infraestructura.

"Nosotros hemos cometido el error por mucho, mucho tiempo, de ir sacrificando la infraestructura, por cuestiones fiscales, por problemas que tenemos en nuestro desequilibrio fiscal", admitió en el foro, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la multinacional Nestlé.

Según Santos, cuando él llegó al Gobierno, en agosto de 2010, el país destinaba a la infraestructura en promedio unos 1.500 millones de dólares al año y por eso se propuso ampliar esa inversión, para lo cual recurrió a las asociaciones público-privadas con el fin de atraer capital a través de concesiones.

Con esa estrategia, "hoy están en marcha inversiones que pasan de tres billones a 48 y 49 billones de pesos, o sea, son de 1.500 millones de dólares a US$25.000 millones" que, según dijo, "vamos a estar invirtiendo en los próximos dos, tres, cuatro años".

El presidente subrayó que eso no sería posible sin las asociaciones público-privadas, "porque es a través de esas alianzas como estamos logrando que sumas de dinero de esa magnitud vengan, y vengan además con la tecnología, con el conocimiento para que esa infraestructura que estamos construyendo sea una infraestructura de la mejor calidad".

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?