| 9/30/2011 3:00:00 PM

Petro vs. Peñalosa

Dinero habló con los dos punteros a la Alcaldía de Bogotá: Gustavo Petro y Enrique Peñalosa. Estas son sus duras respuestas sobre los planes del otro.

Gustavo Petro:

— Sus detractores dicen que muchas de sus propuestas son tan costosas que, incluso, sobrepasan el presupuesto de la ciudad. ¿Pasará lo mismo como con Samuel Moreno que prometió el oro y el moro y no cumplió nada?

Las valoraciones que hicimos de nuestras propuestas, en lo que tiene que ver con el presupuesto de Bogotá, son de $7 billones en cuatro años. El presupuesto de inversión de la ciudad en ese lapso es de $26 billones. Eso demuestra que sí es posible ejecutar lo que planteamos. Y la diferencia con Samuel Moreno es que desde antes de llegar a la Alcaldía él estaba pensando en robar al Distrito.

— ¿No cree que sus denuncias de corrupción están desdibujando sus propuestas de fondo?

Eso no es así. Aquí la clave está en demostrar que se puede acabar con la corrupción. Si alguien ha podido destruir el cartel de la contratación de Bogotá, al lado de una cantidad de mafias del orden nacional, ese soy yo.

— Peñalosa dice que usted no ha administrado ni un parqueadero público… ¿No oculta usted su falta de experiencia con un discurso técnico?

Peñalosa no debería asustarse con un discurso técnico porque se supone que él lo tiene, lo que pasa es que se ha llenado de huecos, de losas rotas y hace agua por todos los poros. Pero en términos de discurso técnico él debería superarme y no ha podido.

— Pero sí le falta experiencia gerencial...

Si lo que quieren es convertir a Bogotá en una empresa privada entonces no hagan elecciones y contraten a un gerente. Lo que se elige en las ciudades son dirigentes políticos que se escapan a las cortas visiones de una empresa. En términos de eficiencia he demostrado un récord de casi 95% en mi actividad legislativa. Me gustaría saber si Peñalosa ha hecho tan solo uno de los debates de control político que le he hecho a la administración sobre las peores bandas que cooptaban al Estado.

— Pero no puede negar la experiencia gerencial de Peñalosa...

Peñalosa ha cometido errores gerenciales de bulto. La decisión de poner losas de concreto en el Transmilenio fue un error garrafal. La arquitectura de los contratos de Transmilenio, que privilegiaron la renta del operador privado por encima de la comunidad, fue un error gerencial. Y la decisión de duplicar la capacidad del acueducto que hoy estamos pagando los bogotanos también fue un mal cálculo.

— ¿Está seguro de haberse quitado el ropaje del Polo y de que los bogotanos no lo seguirán asociando con esa colectividad?

A mí no me interesa el tema del partido político por ropaje. En mi vida de 35 años de lucha política no he cambiado de partido como cambiar de pijama, que es la usanza. Yo valoro más el proyecto político, que a la larga es con lo que se transforma una sociedad. En esa medida, solo he pertenecido a dos partidos. Nunca me han visto como liberal, de los verdes, de la U, conservador, como pasa con otros.

— Si no llega al Palacio Liévano, ¿cuál es su Plan B?

Siempre hay la opción en la vida privada, de hecho después de ser senador no era más que un particular. Si no somos elegidos se cierra el pluralismo político en Colombia.

— ¿Por qué no votar por Peñalosa?

Porque defiende un modelo de ciudad del siglo XX, que no tenía dos retos que hoy son determinantes: el cambio climático, algo que no existía en el gobierno de Peñalosa y aún no existe. Y lo otro es la segregación social, porque cuando se expande una ciudad, como quiere él, pues se da ese fenómeno.

— ¿Y por qué votar por usted?

Por cumplir todos esos retos.

Enrique Peñalosa:

— Usted dice que Petro no tiene experiencia gerencial. Pero él asegura que bajo su alcaldía se cometieron errores garrafales en esa materia…

Creo que Gustavo Petro es un buen congresista para hacer denuncias que generalmente le llevan los ciudadanos, no es que él haga grandes investigaciones. Pero con frecuencia cae en el error de mezclar una cucharadita de verdad con una volquetada de mentiras. Si hay un ejemplo de clase mundial en materia gerencial fue crear Transmilenio de cero, cuando a nadie se le pasaba por la mente transformar el desastre que había en temas de transporte público.

— Sus detractores dicen que usted se quedó en la Bogotá de hace 13 años y no plantea un nuevo modelo…

Pues a mí me llaman de todas partes del mundo a que asesore ciudades para decirles hacia dónde deben avanzar. Hace un mes estaba asesorando al alcalde de Chicago. Modestia aparte soy uno de los urbanistas más influyentes en el mundo.

— Pero, ¿qué es lo nuevo que está proponiendo?

Para empezar, hay que recordar que lo que hoy es Bogotá, en buena parte es el modelo que nosotros hicimos. El factor crítico actual está en el acceso a la educación superior, por eso vamos a construir 21 megacentros para subcontratar con universidades y darle cabida a unos 45.000 jóvenes. Hay que hacer también unos centros comunitarios para la recreación de los bogotanos. Pero hay cosas que toca seguir haciendo con el modelo que veníamos proponiendo.

— Muchos le critican que hoy esté representando a la U, cuando usted es el candidato del Partido Verde…

En política lo que se trata es de sumar apoyos. Entonces, cuando uno recibe esos apoyos no los negocia. Juan Manuel Santos, que es del partido de la U, tiene mucha más capacidad de implementar sus proyectos gracias a la unidad nacional y no lo contrario. Sacar adelante a Bogotá necesita una relación muy cercana con el Presidente. Raro lo que pasa con Petro.

— ¿Y qué pasa con Petro?

Primero elige a Samuel Moreno, luego es el candidato de Samuel Moreno a la Presidencia, hace campaña con Iván Moreno después de que ya había toda clase de escándalos de corrupción, y después dice que no tiene nada que ver con eso cuando además toda la gente que estaba trabajando con Samuel ahora está en la campaña de Petro.

— Petro dice que el trazado de la ALO que usted propone es un atentado contra el medio ambiente...

La ALO no es algo que se haga de acuerdo a la voluntad del alcalde de turno. Gustavo Petro dice que no haría esta vía al norte de la 80 porque no quiere pasar por encima de los humedales. Pero curiosamente cuando le pregunté cuáles humedales ni siquiera sabía cómo se llamaban. Petro ahora está jugando a ser el ambientalista pero no tiene ningún sustento técnico. Con el trazado que proponemos no se va a tocar un solo humedal.

— El ex Senador dice que usted está dando cifras mentirosas...

Hay cosas tan absurdas, tan faltas de sustento técnico, como cuando dice que Bogotá no debe crecer un solo centímetro y todo se debe hacer en el centro. Eso suena bonito. Él no entiende el tema, porque hace propuestas con cálculos que no son ciertos.

— Desde hace trece años, usted no volvió a ser elegido en nada. ¿Usted es el hombre que pierde las elecciones?

Si no gano esta vez se pierde la oportunidad de dar un gran salto en la construcción de una gran ciudad, más integrada al mundo y mejor gerenciada.

— ¿Por qué no votar por Petro?

Bogotá es una empresa demasiado grande y compleja como para venir a aprender de gerencia durante la Alcaldía.

— ¿Y por qué votar por usted?

Porque amo esta ciudad, me he preparado, hice una alcaldía que transformó a Bogotá, porque en los últimos 12 años he aprendido mucho más trabajando en todo el mundo y porque he demostrado que tengo la capacidad gerencial para producir resultados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?