| 9/21/2010 12:25:00 PM

Obama y Santos hablarán de TLC y acuerdo militar

Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Colombia, Juan Manuel Santos, hablarán en su reunión del próximo viernes en Nueva York del Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral y del acuerdo que permite a militares estadounidenses usar bases en Colombia.

Así lo explicó hoy la canciller colombiana, María Ángela Holguín, quien ya está en Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU junto con Santos, quien viajará a Estados Unidos en las próximas horas.

Lo "importante" del encuentro bilateral entre Obama y Santos, que durará entre 30 y 40 minutos, "es que se conozcan, porque la confianza en las relaciones internacionales es fundamental", sostuvo Holguín. La ministra adelantó que ambos gobernantes hablarán del TLC, dado que el Gobierno de Obama sabe del "interés" de Colombia en que ese tratado, firmado en 2006, se apruebe cuanto antes en el Congreso de Estados Unidos para entrar en vigor.

Ese TLC no ha sido ratificado por el Congreso de Estados Unidos por las reservas de los demócratas relativas a las violaciones de los derechos humanos y sindicales en Colombia. Según Holguín, Obama y Santos también analizarán el polémico acuerdo que permite a militares estadounidenses usar bases colombianas para la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, cuestionado por muchos países latinoamericanos.

En agosto pasado, la Corte Constitucional de Colombia dejó sin vigencia ese convenio militar, suscrito en 2009, hasta que sea ratificado por el Congreso de ese país. El Ejecutivo estadounidense "no está con afán ni presionando" sobre ese asunto, "quiere que el Gobierno (de Santos) se tome tiempo para implementar un nuevo camino", explicó al respecto la canciller. Indicó, además, que Colombia "quiere una agenda más amplia con Estados Unidos", que vaya más allá del TLC y la seguridad, para abarcar otros temas "importantes" como energía, medio ambiente, educación, ciencia y tecnología.

No hay excusas para el TLC

De otra parte, el ex presidente Álvaro Uribe afirmó en Madrid que Estados Unidos "no tiene excusas" para no ratificar el Tratado de Libre Comercio (TCL) firmado por el país norteamericano y Colombia hace cuatro años. "Espero que los Estados Unidos ratifiquen el acuerdo con Colombia. No tienen excusas", subrayó Uribe. El ex gobernante colombiano hizo esas declaraciones en el acto de clausura del seminario "Iberoamérica Invierte. Las empresas globales en el despegue económico", organizado por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), que ha congregado, entre la víspera y hoy en la capital española a políticos y empresarios de la región.

En el acto, que estuvo presidido por el príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española, Uribe esgrimió varios argumentos para convencer al Gobierno de Washington de que debe ratificar el TLC.

"Colombia -subrayó- estuvo veintitrés años en la lista de países sancionados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este año nos excluyeron totalmente la sanción. Eso indica el esfuerzo que ha hecho Colombia". Además, el ex presidente citó un informe de la ONU sobre la evolución de los derechos humanos en Colombia, que "dice que ha habido un evolución muy positiva entre el año 2002 y la fecha" de hoy.

"Nosotros creemos que la depuración que hicimos en la lucha contra el narcotráfico, cuya penetración en las instituciones fue la principal causa de violaciones de derechos humanos, deja a las Fuerzas Armadas de Colombia en unas condiciones para tener un gran desempeño en materia de derechos humanos", señaló Uribe. "Yo diría -concluyó- que con valedores como estos informes de Naciones Unidas hoy no debería haber una sola excusa en el Congreso norteamericano para ratificar el tratado".

 

 

EFE
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?