| 4/27/2006 12:00:00 AM

Mejoran las perspectivas

El año podría terminar con un crecimiento económico de 4,5%. Ese es el consenso de los economistas sondeados por Dinero. Hay mejoras en casi todos los frentes.

A medida que transcurre el año, los economistas consultados por Dinero perciben una mejora en el ambiente de negocios en 2006. Si bien en promedio creen que el crecimiento económico de este año será menor que el del año pasado, entre la encuesta de esta revista en enero y la de abril su pronóstico de aumento del PIB pasó de 4,2% a 4,5%. La mejora no es tan importante, pero muestra un mayor optimismo sobre el escenario de la producción. Además, las proyecciones de las demás variables económicas claves mejoraron en ese lapso.

La proyección de inflación para el año bajó de 4,7% a 4,4% entre enero y abril (ver tabla 1), y se ubica en la parte media del rango que tiene el Banco de la República como meta para 2006 (4% a 5%). Las expectativas sobre el déficit fiscal consolidado, es decir, el balance del gobierno central y las entidades descentralizadas, también mejoran. No solo pasa de 1,9% a 1,3% del PIB, que es un gran cambio, sino que por primera vez en años el equipo de economistas de Corficolombiana espera un superávit fiscal de 0,8% del PIB y el de Credit Suisse First Boston habla de equilibrio fiscal.

Consistente con una tasa de inflación controlada y un déficit fiscal decreciente, las proyecciones para la tasa de interés también son mejores en abril que en enero. Mientras al comienzo del año esperaban que la DTF en promedio estuviera en 7,1%, ahora creen que se situará en 6,7% promedio anual.

Paradójicamente, en medio de este escenario tan positivo, el único aspecto que no mejora es el empleo. Tal vez esto obedece a que muchos de los encuestados parecen hacer un seguimiento menos cercano a este fenómeno que a las demás variables. El consenso de abril muestra una tasa de desempleo de 11,4%, frente a una de 11,2% en enero. En todo caso, las dos estarían por debajo del 12,1% con el que cerró 2005.

Devaluación moderada El tipo de cambio es una de las variables más difíciles de predecir. Los movimientos internacionales de capitales que se producen por situaciones como actos terroristas, resultados de elecciones o rumores de mercado, mueven el precio de las monedas en una forma que desafía -y derrota- hasta a los analistas más curtidos. En las arenas movedizas de este tipo de proyecciones se metieron los encuestados por Dinero.

En promedio, piensan que el dólar acabará 2006 en $2.355, $22 más que la cotización actual. La cifra muestra que esperan una devaluación más moderada que a comienzo del año. En enero, decían que esa divisa terminaría en $2.372.

La gente versada en este mercado sabe que para entender sus movimientos hay que mirar con mucho cuidado lo que hacen los grandes bancos extranjeros que compran y venden pesos activamente. Entre ellos, el Deustche Bank tiene la mayor expectativa de devaluación. Vaticina que la tasa de cambio estará en $2.437 por dólar al final del año. Sin embargo, con esa excepción y la de Bear Stearns, que no es un gran operador en el mercado peso-dólar y que proyecta un dólar a $2.250 a fin de año, la mayoría de los extranjeros está cerca de $2.330 - $2.350, incluyendo Santander, BBVA y Citibank que reportan sus pronósticos desde su oficina en Colombia.

En resumen, entre enero y abril, los mejores economistas que siguen Colombia esperan un mayor crecimiento, tasas de interés moderadas, una devaluación pequeña, una mejor situación fiscal y una menor inflación. El pronóstico de desempleo, aunque mejora los resultados del año pasado, debe llamar la atención de las autoridades. Algo pasa en ese frente que impide una baja más acelerada. Por lo menos eso dicen los diagnósticos de los mejores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?