| 2/18/2014 10:05:00 AM

El magistrado Velilla, antologista de la ética

Con la convicción de que ser ético paga, el Magistrado del Consejo de Estado Marco Antonio Velilla Moreno plasma en las páginas de su último libro el valor de ser un hombre correcto.

El libro “La ética y la defensa de lo público” es, para este Magistrado de la República, el resultado tangible de lo que siempre ha buscado en la vida, que lo reconozcan por una labor que hoy le permite decir que ser honesto vale la pena, da tranquilidad y ayuda al desarrollo profesional.

La obra recoge es una especie de antología de las mejores ponencias presentadas, en foros abiertos, por expertos, servidores públicos y pensadores en distintas áreas del conocimiento. Su prólogo está escrito por la Contralora General de la República.

Velilla, que desde hace más de seis años comparte su pasión por la academia con los altos tribunales donde se toman decisiones trascendentales para el país, recoge en su publicación la experiencia de referentes en diferentes campos, y da inicio a una serie de cátedras sobre el tema que se desarrollan en el país

Aunque desde su infancia dedicó tiempo para ejercer la locución en radio; practicar fútbol, ciclismo de pista, y baloncesto, donde tuvo sus mejores desempeños hasta ser capitán del equipo de la Universidad, al final se dio cuenta de que lo suyo eran los estudios.

Gran parte de su vida la ha entregado a la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, donde hizo la primaria, el bachillerato, la carrera como abogado y la especialización en Derecho Comercial. Allí también fue docente y director de postgrados. Su tesis de grado sobre la responsabilidad civil extracontractual recibió mención especial. En el fondo, lo que sostuvo fue que no existía un límite entre la responsabilidad contractual y extracontractual.

En ese espació que lo acogió, conoció también al expresidente Belisario Betancur, quien fue el encargado de abrirle las puertas en Bogotá para que fuera su asesor presidencial. Con él conserva una amistad de más de 36 años.

Convencido de que debía prepararse, viajó a Francia y realizó dos maestrías, en derecho civil y económico. Regresó a Colombia y en 2003 creó el primer departamento de Derecho Económico del país en la Universidad Externado de Colombia.

Quienes lo conocen lo describen como un hombre tranquilo, amante de la música y el buen vino. Colecciona discos y libros. Toca piano y guitarra que aprendió en el conservatorio de Medellín. De España trajo partituras para volver a tener disciplina en la materia.

Hoy Velilla, a quien aún le quedan dos años como magistrado, y que ha sido reconocido en los últimos años por su asesoría a diferentes presidentes de compañías entre las que se destacan Avianca, Ecopetrol, Empresas Publicas de Medellín, Icfes, entre otras, prefiere manejar el bajo perfil, y manifiesta su deseo por seguir trabajando en la academia, desarrollando trabajos sobre el pensamiento complejo. Hace 15 años está dedicado a un proyecto que integra la informática en la enseñanza y permite adquirir un conocimiento articulado.

Este paisa, que estuvo ternado en 2009 por Álvaro Uribe para ser Fiscal General de la Nación, reconoce que soñó estar en ese cargo. En la actualidad, además de su trabajo como Magistrado se prepara para hacer parte del Foro Mundial de Hábitat y Urbanismo que se desarrollará en Medellín en abril de 2014. Allí hablará de los desafíos que tiene el mundo en esta materia y de las políticas que se deben tomar en los próximos años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?