| 10/30/2012 3:37:00 PM

La demanda de Restrepo

El próximo jueves, Juan Camilo Restrepo, ministro de Agricultura, presentará la primera demanda en los Llanos Orientales para restituir 16.000 hectáreas en esa región del país.

Con el acompañamiento del director de la Unidad de Restitución de Tierras, Ricardo Sabogal, el ministro Juan Camilo Restrepo presentará el próximo jueves, en Villavicencio, un puñado de demandas encaminadas a recuperar y restituir una considerable extensión de tierras en los Llanos Orientales.

Los predios que serán objeto de dichas acciones judiciales, a juicio de funcionarios del Ministerio, pertenecen a familias campesinas que debieron abandonarlas por presiones de las FARC.

La cantidad de predios que, mediante este mecanismo, pretende restituir Restrepo es contundente: más de 16 mil hectáreas ubicadas en la vereda Tillavá, en jurisdicción del municipio de Puerto Gaitán, Meta.

Es la primera acción judicial, al amparo de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que emprenderá el Estado en esa región del país. “La idea es restablecer plenamente los derechos de propiedad a los hogares campesinos que dejaron sus predios por las acciones del grupo insurgente”, aseguran fuentes del Ministerio.

Y agregan: “Tillavá estuvo bajo el control territorial de las FARC y su población fue víctima de masacres, asesinatos colectivos, daño en bien ajeno, hurto y otros delitos violatorios del Derecho Internacional Humanitario”.

Demandas similares, en las que están involucradas las FARC, fueron presentadas recientemente ante jueces agrarios de Ibagué y Pasto.

Según lo afirman los propios reclamantes de tierra que se han presentado hasta el momento, las FARC serían responsables del 35% de las tierras despojadas o abandonadas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?