| 10/23/2013 11:30:00 AM

¿Colombia sí está en el camino?

En los últimos 20 años el país ha duplicado el tamaño de su economía, pero hace falta camino para llegar a ser un país desarrollado.

Si bien en las últimas dos décadas el país ha multiplicado el tamaño de su economía, incrementado el ingreso per cápita y consolidando su clase media, aún quedan muchas tareas por ejecutar para lograr el objetivo.

Así lo señala el representante del BID en Colombia, Rafael de la Cruz, quien dice que los ingresos per cápita pasaron de US$5.000 hace 20 años a US$10.000 actualmente.

Sin embargo, explica que el país tiene como desafío superar el fenómeno de la “trampa de ingresos medios” que viven muchos países en desarrollo y que se caracteriza por una desaceleración en el crecimiento y en el ritmo del aumento de la productividad.

Para lograr de Colombia un país desarrollado, el representante del BID dice que es necesaria una transición hacia un modelo económico basado en conocimiento, talento humano e innovación, con fuerte acento en el desarrollo de instituciones eficientes e infraestructura moderna.

Para ello, “el desafío es financiar las inversiones necesarias en estas tareas, manteniendo el equilibrio macroeconómico logrado en estos años. El papel del Estado es crucial y su capacidad depende de una mayor eficiencia del gasto y mayores niveles de recaudación”, sostiene Rafael de la Cruz.

Por esto y con el fin de hacer un alto en el camino, tras dos décadas de iniciada la agenda de competitividad, el BID, en compañía de la Presidencia de la República y el Consejo Privado de Competitividad, realizará un encuentro en el que pretende presentar los avances del país en materia de competitividad durante los últimos 20 años.

Allí analizarán los desafíos que enfrenta el país para poder unirse al grupo de naciones de altos ingresos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?