| 6/20/2010 4:45:00 PM

Juan Manuel Santos presidente de Colombia

El candidato oficialista Juan Manuel Santos barrió el domingo en las elecciones presidenciales, imponiéndose con facilidad a su contrincante del Partido Verde, Antanas Mockus.

El candidato oficialista Juan Manuel Santos ganó el domingo la presidencia de Colombia al derrotar en segunda vuelta al líder del Partido Verde, Antanas Mockus.

Santos asumirá el poder con una sólida y amplia mayoría en el Congreso que le abre el camino para lograr la aprobación de importantes y decisivas reformas.

El mandatario electo, quien para la segunda vuelta logró el apoyo del Partido Conservador, de Cambio Radical, así como de dirigentes y militantes liberales, prometió un Gobierno de Unidad Nacional.

Nació en Bogotá e, igual que el saliente presidente Alvaro Uribe, militó en el Partido Liberal y llegó a ser ministro de Comercio Exterior del gobierno de César Gaviria. Luego fue ministro de Hacienda del conservador Andrés Pastrana. Se sumó a la alianza derechista del uribismo y fue ministro de Defensa hasta que decidió ser candidato. Es una de las voces de la “mano dura” contra las FARC.

 Proviene de una de las familias más tradicionales de Colombia -su tío abuelo Eduardo Santos Montejo ya fue presidente; su familia fundó y dirigió el diario El Tiempo, entre otros negocios; su primo es el vice saliente, Francisco Santos.

 Realizó cursos de postgrado de Economía, Desarrollo Económico y Administración Pública en la Escuela de Economía de Londres y la Universidad de Harvard. Fue becado por la Fundación Fulbright en la Escuela Fletcher de Leyes y Diplomacia, al igual que por la Fundación Nieman de Periodismo en la Universidad de Harvard.

Casado con María Clemencia Rodríguez, Santos tiene tres hijos: María Antonia, Martín y Esteban.

La jornada

Casi 30 millones de personas estaban habilitados para sufragar en el país. La jornada se cumplió con una alta abstención superior al 50% por las lluvias en casi todo el país y el Campeonato Mundial de Fútbol que concentró la atención de millones de colombianos, de acuerdo con el Gobierno.

El Ministerio de Defensa reportó la muerte de siete policías, tres soldados y seis guerrilleros en ataques y combates aislados que se registraron en los departamentos de Norte de Santander y Meta como parte de un plan de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para sabotear los comicios.

Santos logró la victoria, interpretada por analistas como un respaldo a la continuidad del Gobierno de Uribe, pese a los escándalos de corrupción, de ejecuciones extrajudiciales e interceptaciones ilegales de comunicaciones que mancharon su gestión en los últimos meses.

Desafíos sociales

Santos asumirá el poder el próximo 7 de agosto con el desafío de reducir el desempleo de más del 12 por ciento, uno de los más altos de América Latina, y combatir la pobreza en la que vive más de la mitad de la población del exportador de petróleo, carbón, ferroníquel y café.

"Trabajo, trabajo y más trabajo", prometió Santos en la campaña en un país que también reclama cobertura del sistema de salud, educación, vivienda y obras de infraestructura.

Aunque el tema de seguridad pasó a un segundo plano en la campaña ante las demandas sociales, el presidente electo tendrá que enfrentar a una guerrilla debilitada pero que mantiene una fuerte presencia en remotas zonas selváticas y montañosas que son estratégicas para la producción y el tráfico de cocaína, su principal fuente de financiación.

También deberá continuar la lucha contra el narcotráfico debido a que Colombia se mantiene como el mayor productor mundial de cocaína pese a los millones de dólares que le ha entregado Estados Unidos para programas de fumigación y de asistencia social.

Adicionalmente, deberá buscar un crecimiento sostenido de la economía aprovechando los altos flujos de inversión en los sectores petrolero y minero que pueden contribuir a aumentar las exportaciones del país sudamericano, crear empleo y conseguir recursos para reducir las desigualdades sociales.

Otro de los retos será incrementar los ingresos tributarios, reducir el déficit fiscal y recomponer las deterioradas relaciones diplomáticas y comerciales con Venezuela, después de que Chávez las congeló en protesta por un acuerdo militar que firmaron Bogotá y Washington.

Santos deberá normalizar igualmente las relaciones con Ecuador y mantener la cooperación de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico y los grupos armados ilegales, cuyos fondos se han ido reduciendo lentamente en medio de los problemas financieros que afronta la mayor economía del mundo.

 

 

Con información de Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?