| 8/31/2013 5:30:00 PM

Fin de la huelga minera

El presidente Juan Manuel Santos anunció hoy el final de la huelga minera tras 45 días de protestas del sector, que tuvo su mayor afectación en la región de Caucasia, en el departamento de Antioquia (noroeste).

"Finalmente logramos levantar ese paro. Un paro que deja unos costos muy altos. Caucasia, Tarazá y esa región de Antioquia sufrió mucho por este paro", dijo el presidente Santos en una reunión de diputados departamentales en la ciudad de Medellín, capital antioqueña.

Junto a este anuncio, el presidente invitó a los mineros artesanales, los protagonistas de la huelga, a formalizar su actividad, para lo cual el Gobierno les brindará todo el apoyo, aseguró Santos.

"Creo que la noticia de que se levantó el paro es una muy buena noticia. Tenemos que analizar bien las lecciones aprendidas ahí", agregó el mandatario en su discurso.

Santos advirtió, sin embargo, que otro tema muy diferente es el de la "minería criminal", que, según él, beneficia a los "grupos ilegales" que actúan en el país.

"Ahí hay que hacer una distinción porque muchas veces hay una zona gris donde es muy difícil trazar la línea. En eso es en lo que tenemos que trabajar juntos para que no vayan a pagar justos por pecadores", puntualizó Santos.

Los mineros colombianos comenzaron la protesta el pasado 17 de julio, cuando declararon una huelga indefinida ante la falta de un acuerdo con el Gobierno sobre sus demandas que tuvo entre sus principales focos los departamentos de Antioquia y el Chocó, ambos en el noroeste.

Esta era una de las numerosas protestas sociales que ha vivido Colombia en los últimos meses y cuyo último eslabón es la huelga indefinida del sector agrario, iniciada el pasado 19 de agosto y que ha causado bloqueos, desabastecimiento de ciudades y la militarización de la capital del país, Bogotá. EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?