| 4/10/2015 6:15:00 AM

Congestión poblacional en Bogotá

La capital colombiana es una natural oferente de bienes y servicios que genera incentivos para que las empresas e inversiones que llegan al país se radiquen en la capital. Si alguna vez pensó que Bogotá tiene demasiada gente hay estudios que lo confirman.

Pese al desarrollo en infraestructura portuaria, avances en sistemas de transporte masivo y en tejido social que tienen varias ciudades colombianas diferentes a Bogotá, la capital prevalece en el primer lugar no sólo por su tamaño, sino también por su posición geográfica y su nivel poblacional, así como por factores como la relevancia que tiene en su estructura económica el sector servicios, señala el reciente libro ¨Economía de las grandes ciudades en Colombia: seis estudios de caso¨ de la Colección de Estudios Regionales del Banco de la República.

En cuanto a la geografía, la ciudad se beneficia de hacer parte de la zona centro del país que aglomera al 60% de la población, el 67% de la producción industrial y el 57% del PIB de Colombia; y además es la novena ciudad del mundo con la mayor densidad poblacional. Por último, el sector de servicios aporta un 71% al PIB de la ciudad, mientras que el sector de servicios es el 48% del PIB nacional.

Por todo lo anterior no sorprende que sea en la capital donde se ubican la mayoría de las casas matrices de las empresas multinacionales y que en años recientes se hayan establecido allí las multinacionales del negocio del petróleo, el gas y la minería, según datos de Invest in Bogotá. Sin embargo, el éxito económico de la ciudad basado en su alta densidad poblacional también suma a la compleja dificultad para el transporte y movilidad y por ende en un deterioro de las condiciones en la calidad de vida de sus habitantes.

El avance económico ha significado que mientras el 27,6% de los hogares colombianos presenta al menos una necesidad básica insatisfecha, esa misma cifra para Bogotá es de 9,7%. De igual forma, Bogotá, después de Bucaramanga, presenta una de las más importantes reducciones de la pobreza, pasando de casi 32% en el año 2000 a 13% en 2011.

Sin embargo, entre las principales ciudades del país, la capital presenta el mayor nivel de desigualdad. En ese sentido es curioso que aquellas localidades con menor desigualdad tienen mayores niveles de pobreza y aquellas con mayor nivel de riqueza poseen índices de mayor desigualdad.

La dinámica de la ciudad además se traduce en mejores condiciones laborales. Es importante recordar que de acuerdo con el International Institute for Management Development (IMD), Colombia es el país de la región con la mejor mano de obra calificada en Latinoamérica.

Las cifras evidencian la creciente tendencia de personal calificado que se concentra en Bogotá por factores demográficos. Personas nativas y provenientes de otras zonas del país, que alimentan con innovación y experiencias regionales los procesos de la ciudad hacen parte de dichas condiciones especiales de Bogotá. En ese sentido, el más reciente informe laboral del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, se informa que la desocupación en Bogotá para el trimestre diciembre 2014- febrero 2015 fue una de las más bajas a nivel nacional (8,9%).

No obstante, el porcentaje de propietarios de vivienda en Bogotá no es muy elevado y en algunos casos se encuentra por debajo de otras ciudades principales. Esto puede obedecer a la densidad poblacional y los mejores niveles de ingresos que hacen que el precio espacial de la vivienda estuviese en 2011 cerca de un 15% superior a Medellín, 33% de Cali y 22% de Barranquilla.

Por lo tanto se concluye que aunque Bogotá es una metropolí cuya atracción en buena parte obedece a su alta densidad poblacional también, por la misma razón, padece problemas para sostener una alta calidad de vida para sus habitantes
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?