| 11/23/2010 4:00:00 PM

David Murcia se declaró culpable de lavado de activos

El abogado del fundador de la captadora ilegal DMG aceptó su participación en el delito de conspiración para el lavado de activos, no procedentes del narcotráfico. La diligencia se realizó ante una corte en Nueva York, el próximo 16 de febrero se conocerá la sentencia.

Su abogado, Robert Abreu señaló que las autoridades judiciales de los Estados Unidos podrían conceder una pena de 20 años aproximadamente, que podría ser rebajada a la mitad por la cooperación, dijo al culminar la audiencia la Corte del Distrito Sur de Nueva York en los Estados Unidos.

En su testimonio Murcia también hizo referencia a las actividades y movimientos ilícitos que se ejecutaron para comprar propiedades en la Florida con ayuda de su socia, Margarita Pabón (también extraditada) y su amigo el exdirector de la Dian, Carlos Espinosa.

Hasta antes de su extradición el controvertido empresario, cuya comercializadora DMG recaudaba dinero del público ofreciendo ganancias de hasta un 100% de la inversión, había negado ante las autoridades colombianas los cargos de estafa a miles de personas y de lavado de activos, producto del narcotráfico a través de sus empresas.

Murcia Guzám fue detenido hace dos años en Panamá en donde vivía en lujosas propiedades, posteriormente fue deportado en Colombia, en donde se inició el juicio en su contra por captación ilegal de recursos, lavado de activos, enriquecimiento ilícito, y concierto para delinquir. Desde enero de este año fue extraditado a los Estados Unidos en donde se cumple el juicio en su contra.

Una corte del Distrito Sur de Nueva York lo requirió por un lavado de activos superior a los US$2 millones, aproximadamente.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?