| 4/29/2015 3:40:00 AM

¿Cómo reducir los costos de la inseguridad?

Una sinergia mundial para combatir la delincuencia y reducir los costos a los países afectados por este flagelo, se ha convertido en un tema de especial interés para los líderes mundiales y para los organismos internacionales.

En cierto momento de su vida, la gran mayoría de personas han sido víctimas de la delincuencia en alguna de sus diferentes modalidades. Por tal motivo, existe una percepción general negativa de los avances que las autoridades hacen en materia de seguridad para frenar el avance del crimen organizado en sus respectivos países y ciudades.

En la última década, la tasa de homicidios promedio de América Latina y el Caribe fue mayor que la de cualquier otra región del mundo. Entre 2000 y 2010, el número de homicidios se Incrementó en 11%, registrando más de 100.000 muertes violentas cada año como consecuencia de la criminalidad.

Las cifras reveladas en un artículo de Política Económica y Social del Brookings Global-CERES, evidencian que además, casi un tercio de los ciudadanos latinoamericanos identifica la inseguridad como la mayor amenaza para su bienestar. Supera incluso otros retos como la educación, la salud, y el desempleo.

Al respecto, un documento de la Corporación Andina de Fomento (CAF) titulado “Hacia un mundo más seguro de América Latina”, explica que la influencia de la delincuencia ha llegado a organismos estatales ocasionando un impacto negativo en el ámbito social, económico y político de los países.

Por tal motivo, la entidad multilateral entregó unas sugerencias extraídas de análisis regionales para que los gobiernos trabajen en la implementación de estrategias de prevención que disminuyan la ilegalidad e impunidad en sus territorios:

Intervenir la educación centrada en los niños a temprana edad. Ejemplos internacionales han mostrado favorables resultados en la reducción de la delincuencia.

Generar prácticas de interacción entre autoridades y ciudadanos, pues la desconfianza en el gobierno y el crimen tiene una relación cíclica. Las personas tienden a participar menos ante las instituciones, lo que le dificulta, al sistema de justicia, poder proporcionar seguridad.

El encarcelamiento y el aumento de la gravedad de la pena podría reducir el crimen. La certeza y severidad de la pena depende de que todas las instituciones de seguridad y justicia estén conectadas. Cuando un eslabón del sistema de justicia penal es débil, toda la cadena sufre.

La comprensión de los patrones especiales de la delincuencia, es crucial para implementar estrategias de prevención basadas en el espacio específico para prevenir los comportamientos delictivos.

¿Y Colombia es más segura?

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Bogotá han disminuido los homicidios, los robos y agresiones gracias a una campaña de las autoridades para comunicar las mejoras en las tendencias delictivas y para alentar la cooperación con las fuerzas del orden.

La campaña para mejorar la seguridad aumentó el número de personas que se sienten más seguras. En efecto, un 30% señaló sentirse más segura, a la vez que mejoró en un 5% la calificación de la eficiencia policial en su lucha contra los robos. También disminuyó, un 11%, el número de personas que declaran no confiar en la policía.

Sin embargo, la cosa no se queda ahí, pues el Gobierno destinó $28,1 billones de los $216,2 billones del Presupuesto General de la Nación (PGN) para el sector defensa, con el que pretende fortalecer la seguridad en todas las regiones del país.

Al respecto, el proyecto del Plan Nacional de Desarrollo (PND) que cursa en el Congreso de la República, contempla la creación del Sistema Nacional de Información y Análisis del Delito (SNIAD) para contar con información y análisis cualificados en tiempo real y precisión en la identificación geográfica del delito.

Esto servirá para que las autoridades logren reducir los delitos y sus influenciadores pues según la Policía Nacional, en el 2014 en Colombia, se denunciaron 314.000 delitos en sus diferentes modalidades,. De acuerdo con esto se realizaron 860 denuncias delitos al día. Lo preocupante de esa cifra es que según una ‘encuesta del DANE, en el país sólo se denuncia el 25% de los delitos que se cometen diariamente.

Por tal motivo, atendiendo las sugerencias de inversionistas y entidades que respaldan la confianza internacional en Colombia, el Departamento Nacional de Planeación DNP, incluyó en el proyecto ese capítulo para hacer la justicia más efectiva.

“Colombia ha demostrado que una reducción muy importante en la ocurrencia de homicidios. Mientras en el 2004, en el país había 56 homicidios por cada 100 mil habitantes, en 2014 esta cifra descendió a 27 casos. En contraste, en otros países como México, Brasil y Venezuela, este delito aumentó de manera sustancial”, dijo el Director de Planeación Nacional, Simón Gaviria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?