| 8/19/2015 5:00:00 AM

Cartagena compite para ser 'hub' del comercio marítimo mundial

La oportunidad para que Cartagena sea un centro de empresas interrelacionadas que trabajan y que colaboran estratégicamente para obtener competitividad para el país y sus empresas pasa por el posicionamiento del puerto y la adecuación de su bahía.

Yossi Sheffi, experto en optimización de la cadena de suministros y en logística, decía en días pasados en Cartagena que una de los beneficios de los “clusters” en una economía globalizada que demanda tamaño y escalas es que permite a las empresas pequeñas sumarse y ser eficientes. Eso es exactamente lo que bien podría estar en proceso de consolidación en Cartagena, dónde se ha referenciado el tema a través de hechos dispersos pero del cual poco se ha mencionado su potencial como “cluster” logístico.

El transporte mundial de mercancías enfrenta al igual que muchos otros sectores y servicios el reto de poder ser rápido y de escala para ser óptimo. El orden económico mundial ha virado al Océano Pacífico, dicha cuenca triplica en extensión a la del Atlántico; también la supera en población y en la magnitud de la economía de las naciones que la habitan.

En esas circunstancias los fletes en embarcaciones pequeñas no llegan a ser competitivos en las rutas de comercio de Asia y América. El nuevo  escenario  de comercio marítimo y por lo mismo del tráfico interoceánico requiere de grandes embarcaciones capaces de manejar hasta 14.000 contenedores (en lugar de 4.000) y un calado de 16 metros (en lugar de 12). Las economías de escala mandan en este nuevo orden, barcos o pequeñas naves terminan implicando un flete por contenedor 5 veces el flete en uno de los barcos modernos conocidos como-post panamax. En 2016 el comercio interoceánico en las Américas cambiará con la inauguración de la ampliación del canal de Panamá.

¿Cómo se prepara Colombia para recibir buques tres veces más grandes?


La Bahía de Cartagena ha ampliado la profundidad de su canal de acceso a 20,5 metros gracias a la gestión del Gobierno Nacional, la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena, Contecar y la Sociedad Portuaria de Puerto Bahía, permitiendo la llegada y acceso de los post panamax a Cartagena y por esa vía a Colombia.

Pero la llegada de esos súper buques implica modernizar y ampliar la capacidad de las grúas que pueden manejar los contenedores post panamax. Por eso se adquirieron a China 5 grúas pórtico que se suman a 12 de última generación que ya estaban en operación y que permiten pasar de 4 millones de contenedores a 5 millones en el año así como usarse en contenedores de mayor tonelaje  Esto ha significado inversiones en Contecar por casi US$280 millones que se suman a unos US$520 millones que ya se habían invertido en el pasado y que hacen parte del plan estratégico que estima alcanzar inversiones por casi US$1.200 millones.

Las inversiones de adecuación le apuntan a que Cartagena pase de ser el 4 puerto en Latinoamérica y 9 del continente a ser el segundo.

A estas iniciativas se suma también la alianza estratégica del terminal Compas con APM Terminals (tercer operador mundial de contenedores) para adecuar su operación a buques post panamx y que contemplan inversiones por otros US$200 millones.
 
Contecar tiene como objetivo movilizar 5 millones de contenedores al año.



¿Qué más se requiere?


Todo apunta a que la carga que se movilizará al año por la bahía aumentará de 50 millones de toneladas a 100 millones. Esto  generaría un represamiento de buques entrando y saliendo, donde la falta de pronta respuesta para llegar o salir del puerto llevaría a los buques a sacar a Cartagena de su ruta.

El riesgo de una no inclusión de Colombia en la ruta de las navieras de súper buques (industria que por rutas está concentrada en unas pocas navieras) implicaría una gran pérdida de competitividad de las empresas con operación en Colombia no solo porque afectaría su capacidad de insertarse en las cadenas de valor global al no poder mandar o recibir bienes y mercancías con los grandes centros de producción sino que también afectaría la oportunidad de convertir a Cartagena y a Colombia en un centro desde donde embarcaciones más pequeñas pudieran crear una red de distribución con el resto del mar Caribe y el Atlántico.

Para prever y anticiparse a los cuellos de botella, el Vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, firmó en días pasados el memorando para la adecuación de un segundo canal de acceso a la bahía con una profundidad de 15 metros cuyo costo se aproxima a US$46 millones, de los cuales el gobierno aportará US$20 millones. Esto permitirá aprovechar la vocación exportadora de “la refinería más moderna de Latinoamérica y consolida (a Cartagena como) un eficiente puerto de orden global” dijo el gerente de la Sociedad Portuaria de Cartagena, Alonso Salas Trujillo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?