| 7/24/2009 12:00:00 AM

Bancos, la ventaja de América Latina

La región latinoamericana debe sacar provecho de un sistema bancario que se convirtió en la clave para enfrentar la crisis y se vuelve su principal ventaja competitiva.

El VIII Encuentro Santander-América Latina: todos contra la crisis, concluyó con un mensaje contundente: la banca latinoamericana es la ventaja competitiva de una región que saldrá reforzada de la crisis. "El continente está consolidando las condiciones para que en los próximos 12 a 18 meses avance hacia su crecimiento potencial", afirmó José Juan Ruiz, subdirector general de la división América Latina del Banco Santander durante la última versión de estos encuentros en Santander, España.

El experto subrayó que los mercados que anticipan los ciclos han empezado a reaccionar, citando los casos de las políticas contracíclicas de países como Brasil y Chile y anotó que Colombia es el país que mayor crecimiento presentó en la región al cierre del primer trimestre, al analizar series interanuales anualizadas -la contracción de la economía mexicana sería de 21,5% para ese periodo al aplicar dicha metodología- (ver gráfico).

"Desde febrero de este año se ha venido recuperando el valor de las principales empresas del mundo por dos factores: estamos aprendiendo a vivir en un mundo sin apalancamiento y a poner en contexto las consecuencias de la crisis", recalcó Ruiz y agregó que la única certeza que se tiene es que "este es el final del principio de la crisis".

Por su parte, Enrique Iglesias, secretario general de la Secretaría General Iberoamericana, declaró durante la inauguración del Encuentro que ya se sienten los impactos positivos de las intervenciones estatales, como lo muestra la recuperación de los precios de las materias primas. "La detención de la caída es una realidad", afirmó en su intervención. Anotó además que "la herencia del Consenso de Washington dejó un piso de administración económica importante", al tiempo que señaló que el desempleo de la región podría profundizarse.

Iglesias destacó el control macroeconómico de los países de la región; la acumulación de reservas; la diversificación de exportaciones; algunos ejemplos de políticas contracíclicas "admirables"; el bajo endeudamiento de muchos de ellos; la flexibilización del Fondo Monetario Internacional (FMI); y la solidez de los sistemas bancarios -anotó que se ve un aprendizaje de las crisis anteriores-. "Estamos mejor que en otras épocas pero no podemos pensar que la recuperación va a ser fácil, falta ver cómo se recuperan las economías centrales además de mantener un equilibrio fiscal", concluyó.

Santiago Levy, vicepresidente de sectores y conocimiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), otro de los invitados al Encuentro, hizo énfasis en la dificultad de hablar de la región de forma homogénea pero declaró que hay tendencias que se presentan en casi todos los países latinoamericanos. "El pánico casi ha desaparecido", señaló y agregó que "la caída libre se ha frenado".

Levy añadió que los índices de compra del sector manufacturero dan muestras de recuperación, así como las condiciones financieras, lo que ha llevado a América Latina a ganarse "el privilegio de la normalidad", una idea expresada también por José Juan Ruiz, en el sentido de que por primera vez la región ha tenido la posibilidad de hacer política contracíclica. Indicó además que el crecimiento promedio de la región para el periodo 2009-2013 oscilará entre 0,1% y 1,9%, según la velocidad a la que se dé la recuperación y resaltó, al igual que Iglesias, que será muy importante no caer en una crisis fiscal.

Entre los principales retos a la salida de la crisis, Levy señaló el rediseño del sistema de regulación financiera; la reversión de la expansión monetaria y fiscal en Estados Unidos, "un error de coordinación podría comprometer la recuperación", sostuvo; y el imperativo para la región es aumentar la productividad -que ha caído durante las últimas tres décadas respecto del resto del mundo (ver gráfico)-, así como procurar una mayor equidad y cohesión social.

Otra de las voces que se pronunció en el Encuentro fue la de Rodrigo Rato, ex director del FMI, quien se sumó al consenso de que la política macroeconómica de la región en los últimos años ha sido adecuada, lo que ayudó a "absorber la crisis". Agregó que las expectativas de inflación son buenas porque supo adaptarse a la flexibilidad cambiaria, con un buen marco financiero privado e institucional. Resaltó además su mejor posicionamiento geopolítico, su abundancia de materias primas y su bienestar energético, aunque resaltó que "necesita prepararse para la gran transformación de la globalización porque la misma va a cambiar los focos de crecimiento".

Rato señaló la importancia para la región de la liberalización de capitales, fortalecer la política social, mantener horizontes fiscales estables, recuperar su atractivo para la inversión extranjera y diversificar sus exportaciones.

La conclusión del Encuentro estuvo a cargo de Francisco Luzón, consejero y director general de la división América del Banco Santander y vicepresidente mundial de Universia, quien aseguró que América Latina tiene una enorme posición de valor, con instituciones fuertes, una democracia consolidada, presenta un cambio social de enorme dimensión, ha cambiado su patrón tradicional frente a las crisis y, reitera, entró en la normalidad, con lo que se hace predecible, "algo muy importante económicamente".

Luzón, señaló además que la destrucción de empleo no es exagerada en la región y que la misma será de corta duración, generándose en 2010 cerca de 2 millones de empleos, llegando a entre 4 y 5 millones para 2012. "América Latina ha entrado en un círculo virtuoso de generación de valor y su sistema bancario es una ventaja competitiva, pues está mejor que otras economías emergentes. Sin bancos no hay paraíso, son el origen y el motor de la recuperación de esta situación", concluyó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?