| 10/10/2013 12:05:00 PM

Farc se desquitan con Ecopetrol

La petrolera ha sido víctima de varios atentados por parte del grupo guerrillero. El Gobierno advirtió que los atentados podrían intensificarse.

El oleoducto Transandino, el oleoducto San Miguel – Orito, el caño Limón Coveñas, el gasoducto Binacional Antonio Ricaurte, son, entre otros, las infraestructuras que en los últimos días miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, han atacado.

En el caso del Oleoducto Caño Limón Coveñas, en una semana arremetieron en tres oportunidades contra su infraestructura. Los atentados perpetrados se produjeron en la vereda Carrizal del municipio de Convención en Norte de Santander y en las veredas Santa Inés y Limoncito, corregimiento San Bernardo de Bata del municipio de Toledo.

Las detonaciones contra el oleoducto Transandino se registraron en Córdoba, Nariño, específicamente en la vereda Vijagual.

Los actos violentos contra el oleoducto San Miguel - Orito (OSO) se presentaron en la vereda Osiris, Valle del Guamuez, en Putumayo.

El gasoducto Binacional Antonio Ricaurte fue afectado en el tramo localizado en Maicao, en La Guajira (norte), a pocos kilómetros de la frontera con Venezuela.

Así mismo, el lunes pasado se registraron otras dos explosiones en gasoductos ubicados en la zona del Magdalena Medio, en una zona rural de la ciudad de Barrancabermeja (Santander), y en Cantagallo (Bolívar), en hechos todavía no esclarecidos.

Las FARC son también las supuestas responsables del derribo de cinco torres de energía que han afectado al servicio en los municipios de Maguí, Roberto Payán, Barbacoas y el puerto de Tumaco.

Cifras no oficiales estiman que los atentados le generarían US$150 millones de pérdidas a Ecopetrol que durante lo corrido del año ha enfrentado 147 atentados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?