Opinión

  • | 2011/07/26 09:10

    Sistemas de seguridad social para un crecimiento económico equitativo

    Solo una tercera parte de los países del planeta tiene un sistema de seguridad social con prestaciones básicas. El 20% de la población tiene acceso a estos sistemas. Conclusiones de la conferencia anual internacional del trabajo. La visión de María Alejandra González-Pérez.

COMPARTIR

La conferencia anual internacional del trabajo, en su versión número 100, que tuvo lugar en Ginebra (Suiza) en junio 2011, tuvo como una de sus conclusiones que un compromiso internacional para establecer sistemas de protección social (seguridad social) con cobertura para todos es un mecanismo indispensable para conseguir desarrollo social, para reducir los índices de pobreza, para facilitar el crecimiento equitativo y para mitigar los impactos negativos de las crisis financieras y económicas. Esto además de ser un derecho individual según el artículo 22 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Además de ser una necesidad social y económica.

Esta conferencia anual cuenta con la participación de representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores de todos los países miembros de la OIT. En la discusión sobre sistemas de seguridad social, se concluyó en la necesidad de diseñar tripartitamente sistemas financieramente viables, sostenibles y acordes con los contextos sociales, económicos y demográficos de cada uno de los países, incluyendo las medidas y mecanismos de administración y gobernanza sugeridas por el Programa de Trabajo Decente de la OIT el cual se basa en cuatro pilares: empleo, diálogo social, protección social y normas y principios y derechos fundamentales.

La OIT hace énfasis en la importancia del tripartismo para una seguridad social incluyente y del dialogo social que está basado en la libertad de asociación, la libertad sindical y la negociación colectiva, puesto que son factores clave para garantizar a los trabajadores salarios dignos, los cuales significan aumentar la capacidad de contribución de estos a los sistemas de seguridad social, y en la medida que aumente la cobertura en un país, disminuyen los riesgos de exclusión social y económica, aumenta la fuerza laboral productiva y sana.

Se señaló en esta conferencia, que quienes hacen parte de la economía informal, los trabajadores domésticos, los migrantes no legalizados, personas con discapacidades y enfermedades crónicas corren mas riesgos de exclusión de cobertura en seguridad social. Entre los participantes en la conferencia, se decidió que las políticas para fortalecer la seguridad social, deben estar estrechamente relacionadas con las políticas de generación de empleo, puesto que estas suponen generar marcos sociales y económicos que propicien la creación de empresas sostenibles generadoras de empleo digno y productivo.

El Convenio 102 (c102) de la OIT fue adoptado en la conferencia número 35 en el año 1952, define que todos los países miembros de esta organización internacional deben contar con sistemas de seguridad que incluyan por los menos tres de las siguientes coberturas: asistencia médica, prestaciones monetarias en enfermedad, prestaciones de desempleo, prestaciones de vejez, prestaciones en caso de accidente de trabajo y enfermedad profesional, prestaciones por invalidez, prestaciones familiares y prestaciones de sobrevivientes. Sin embargo, el reporte 2010/2011 sobre seguridad social presenta que solo en una tercera parte de los países existe un sistema de seguridad social tal como es definido en el c102, con por lo menos un piso de mínimos de protección a través de los sistemas de seguridad social, pero la cobertura de estos solo alcanza un estimado del 20% de la población del planeta que de manera legal o informal tiene acceso a estos esquemas.

*  Jefe del departamento de Negocios Internacionales de la Universidad Eafit. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?