Opinión

  • | 2011/10/11 10:00

    ¿Quiénes son Chris Sims y Thomas Sargent y por qué se ganaron el Nobel de Economía?

    Fue sorpresivo que el Banco Central Sueco decidiera este año otorgar el premio en honor a Alfred Nobel nuevamente a economistas dedicados a los temas macroeconómicos (Recordemos que los ganadores el año pasado fueron Diamond-Mortensen y Pisarides). Opinión de José Ignacio López.

COMPARTIR

De acuerdo con el mito urbano, el premio va rotando discretamente por diferentes campos de la economía. No obstante, a pesar de la sorpresa, Sims y Sargent pertenecían claramente a la selecta lista de economistas que han transformado la profesión, y su elección no causa extrañeza.

La contribución de Sims y Sargent a la ciencia económica, y en particular a la macroeconomía, es amplia. Los dos han sido autores prolíferos y han abarcado los temas más diversos y centrales de la macroeconomía. El premio es un reconocimiento a una larga vida académica.

En el centro de su trabajo se encuentran sus contribuciones a los métodos y herramientas que son hoy en día la base del quehacer de los macroeconomistas. Los dos participaron de la conocida “revolución de las expectativas racionales” y ayudaron a construir modelos y métodos para solucionar y cuantificar dichos modelos de tal forma que los macroeconomistas pueden responder como cambios en ciertas políticas o en las condiciones de incertidumbre de la economía afectan las decisiones de los agentes económicos, y por ende, de todo el sistema.

Las herramientas y modelos que Sims y Sargent desarrollaron, extendieron e implementaron el principio, que le mereció el premio Nobel a Robert Lucas en 1995, según el cual los agentes económicos no puede ser engañados sistemáticamente. Los agentes perciben los cambios de política económica y actúan de una manera coherente. Como lo demostró Sargent en un artículo académico con Neil Wallace a finales de los ochentas, los bancos centrales, por ejemplo, no pueden sistemáticamente estimular la economía con sorpresas monetarias expansivas.

Si pensamos en Robert Lucas como el padre de la macroeconomía modernda, Sargent y Sims tendrían que ser, quizás, los tíos: los que ayudaron a construir el carro y le enseñaron a manejar a los sobrinos. Los dos, Sim y Sargent, graduados del doctorado de economía de la universidad de Harvard en 1968, coincidieron por mucho años como profesores asociados de la Universidad de Minnesota, que en los años ochentas y comienzos de los noventas, fue la cede operativa de la reinvención de la macroeconomía.

El libro de Sargent “Recursive Macroeconomic Theory” se ha convertido en una referencia obligada para los estudiantes de macroeconomía de nivel avanzado. Sargent es conocido por su pasión por la enseñanza y por ser un excelente director y asesor de estudiantes de doctorado. Los que han sido sus alumnos en el pasado son hoy en día profesores de economía de la universidades más prestigiosas de Estados Unidos y del mundo. Lo mismo puede decirse de Sims.

En los últimos años la revolución de las expectativas racionales ha encontrado severas críticas por el nivel de sofisticación que asume sobre los agentes económicos: completamente raciones y totalmente informados. Ambos, Sim y Sargent han sido pioneros en explorar modelos en los cuales los agentes no tienen, o no pueden acceder, a toda la información pertinente. La reciente crisis económica ha puesto de manifiesto la necesidad de relajar mucho de los supuestos básicos del modelo estándar. Aún así, los métodos desarrollados por Sim y Sargent seguirán en uso, y continuarán siendo la base de futuros trabajos académicos.

* Profesor HEC Paris
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?