Opinión

  • | 2007/07/12 00:00

    ¿Qué tan eficaz es el modelo actual de producción de biocombustibles?

    Excluir mayor desarrollo en la productividad de combustibles fósiles, menor incentivo a otras energías alternativas (eólica, solar, etc), así como desconocimiento sobre el impacto ambiental de la producción de biocombustibles, son retos para superar la dependencia del petróleo.

COMPARTIR

Países como Estados Unidos y Brasil han incentivado e invertido grandes cantidades de dinero en los llamados biocombustibles para producir energía con fuentes alternativas de manera autónoma bajando la dependencia del petróleo importado y, al mismo tiempo, mejorando los niveles de emisiones de contaminantes. Colombia también ha impulsado la producción y utilización de alcohol carburante.

A primera vista este tipo de alternativas parecen bastante positivas, pues ayudan a mejorar el problema del calentamiento global y contribuirían a bajar la alta dependencia del crudo (otro de los problemas de fondo), pero tal y como se plantean actualmente se está corriendo el riesgo de no ser solución importante. Por el contrario, han terminado impulsado un aumento en el precio del crudo al igual que grandes aumentos en los precios de algunos insumos para la producción de biocombustible, como el caso del maíz.

Qué tanto beneficio hay
Uno de los principales interrogantes respecto al tema es ¿qué tanto se está beneficiando realmente el mundo con la nueva tendencia de aumentar la producción de biocombustibles? Por una parte el precio del petróleo no ha bajado debido a un drástico aumento en la demanda mientras que la producción no ha aumentado en la misma medida.

Por otra parte, se cuestiona el efecto ambiental que tiene este tipo de combustibles ya que para su producción se necesitan cantidades considerables de combustibles fósiles mientras que los cultivos de insumos como el maíz crean contaminación en el agua y la tierra con químicos como el fósforo y el nitrógeno por el uso de fertilizantes.

Adicionalmente, en el reporte “Sustainable Bioenergy: A Framework for Decisión Makers, ONU 2007” se hace énfasis en las consecuencias negativas que puede tener el llevar a competir los recursos alimenticios y lo que se destina a la producción de combustibles.

Alzas en otros productos
La competencia que genera la producción de biocombustibles a partir del maíz en Estados Unidos por ejemplo, ya se evidencia en los precios de la soya y otros productos, ya que muchos agricultores han cambiado sus cultivos debido a la alta rentabilidad que está dando los cultivos de maíz en el momento.

Hoy en día el 20% de la producción de maíz se está usando para biocombustibles y sin embargo esto sólo genera el 1.75% (estudio de la Universidad de Minnesota) de la gasolina consumida en EE.UU. Por lo tanto la producción de biocombustible está lejos de tener un impacto significativo en el precio de los combustibles.

Diferencias en la materia prima
En EE.UU. también las críticas se centran en que el maíz es menos productivo en términos de energía que la caña de azúcar y otros cultivos de los cuales se puede derivar el etanol, al mismo tiempo que insumos como la caña de azúcar tiene menores costos y mejores consecuencias ambientales.

Sin embargo, el etanol derivado de la caña de azúcar no es producido en Estados Unidos y los aranceles son altos, por lo que no es tan claro que los incentivos para la creación de este tipo de combustibles sean principalmente ambientales.

En conclusión, aunque el incentivo a la producción y consumo de biocombustibles constituye una importante alternativa para obtener recursos energéticos, y al mismo tiempo mejorar los problemas ambientales, la manera como se están adoptando los mecanismos para su masificación, tiene altos riesgos.

Excluir un mayor desarrollo en la productividad de combustibles fósiles y el menor incentivo hacia otros tipos de energías alternativas (eólica, solar, etc) dentro de la política energética mundial, así como el desconocimiento sobre el verdadero impacto ambiental de la producción de biocombustibles son retos que deben ser superados para encontrar realmente una solución duradera a la dependencia del petróleo.

 
*Analista Correval
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?