Opinión

  • | 2011/04/10 17:15

    Los trabajadores informales, los más vulnerables

    Los trabajadores informales sufren las mayores pérdidas de salario cuando aumentan las tasas de desempleo. La opinión de Juan Carlos Duque.

COMPARTIR

La relación entre las variables desempleo y salarios, la cual ha estado largo tiempo dominada por la literatura asociada a la curva de Phillips que predice una relación negativa entre el desempleo y el crecimiento de los salarios, está siendo revisada desde una nueva óptica a partir de los trabajos de Blanchflower y Oswald, especialmente su monografía de 1994, The Wage Curve. La curva de salarios consiste en la existencia de una relación negativa entre salarios individuales y la tasa de desempleo. En resumen, cuando incrementa la tasa de desempleo en una región, los trabajadores pierden su capacidad de negociar mejores salarios, pues hay en el mercado laboral local más trabajadores dispuestos a trabajar por menos.

Esta relación ha sido medida en muchos países y la evidencia empírica indica que la elasticidad de los salarios con respecto a la tasa de desempleo es de aproximadamente –0,1, lo cual implica que un incremento de un punto en la tasa de desempleo local se traduce en una disminución de un 10% en los salarios individuales.

Recientemente, el grupo RiSE (Research in Spatial Economics) de la Universidad Eafit, junto con los profesores Raúl Ramos y Jordi Suriñach, ambos miembros del grupo de Análisis Cuantitativo Regional de la Universidad de Barcelona, se pusieron en la labor de calcular la curva de salarios para Colombia. Conocer cómo las tasas de desempleo impactan los ingresos de los trabajadores, e identificar si existen grupos de trabajadores especialmente vulnerables a dichos cambios, podría resultar de gran utilidad a la hora de formular políticas gubernamentales tendientes a minimizar el impacto de las crisis económicas.

En primera instancia se encontró que efectivamente existe una curva de salarios en Colombia con una elasticidad desempleo de los salarios de –0,07, un valor cercano al –0,1 encontrado por Blanchflower y Oswald para la mayoría de economías desarrolladas. Además, esta relación se ubica cerca de estimaciones obtenidas para países como Chile (-0,08) y Uruguay (-0,09). Pero, en un país como Colombia, la pregunta obligada es si esta relación es la misma para trabajadores formales e informales. En este punto los resultados son impactantes, pues se encontró que para los trabajadores informales esta elasticidad llega a –0,18 para hombres y a –0,20 para mujeres; mientras que para los trabajadores formales del sector privado estas elasticidades son –0,09 para los hombres y –0,016 para las mujeres. Estas cifras ponen en manifiesto la vulnerabilidad de los salarios de los trabajadores informales frente a las condiciones de mercado laboral regional. Los trabajadores informales sufren las mayores pérdidas por pagos salariales a causa de incrementos en las tasas de desempleo.

Así pues, los grupos menos protegidos del mercado laboral - en el caso de nuestro estudio, los que desempeñan su actividad en el sector informal- son los que presentan una curva de mayor pendiente, es decir, con mayor elasticidad. Ello viene a coincidir con la evidencia disponible para otros países dónde se encuentra que los trabajadores jóvenes, con menor formación y que desarrollan actividades manuales son los que se enfrentan a mayores reducciones salariales ante incrementos del desempleo en la región en la que trabajan. Por tanto, aumentar los niveles de formación de la población así como su capacidad para desempeñar actividades con mayor valor agregado resultan estrategias adecuadas para proteger a los trabajadores no sólo ante el posible riesgo de perdida del puesto de trabajo sino también ante la posible reducción salarial asociada a un aumento del desempleo.

Para más información sobre los resultados del estudio véase Ramos, R., Duque J. C., and Surinach, J. (2010) Is the wage curve formal or informal? Evidence for Colombia. Economics Letters, 109:63-65.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?