Opinión

  • | 2007/08/06 00:00

    La revaluación impacta negativamente las finanzas de los bananeros

COMPARTIR

De acuerdo con los informes y noticias financieras, la economía colombiana es hoy de las que impone uno de los ritmos de crecimiento más acelerado en el mundo. Colombia creció en un 8.09 % durante el primer trimestre de 2007 algo que no se había visto jamás en la historia económica de este país. Se dice que nuestra economía esta cabalgando 15 veces más rápido que la mayor economía del mundo, Estados Unidos, que llegó a un 2.06% en los tres primeros meses del año.

Los empresarios Colombianos consideran que la situación actual de la economía es positiva. De acuerdo con la encuesta de Opinión Industrial Conjunta elaborada por el Centro de Estudios Económicos de la ANDI para el mes de mayo, más del 65% de los encuestados considera que la situación actual es buena y sólo el 2.6% la considera mala.

Los resultados de la encuesta (EOIC), muestran que la actividad manufacturera mantiene su buen desempeño tanto en crecimiento como en uso de la capacidad instalada, inventarios, nivel de pedidos y clima para los negocios. Según la encuesta entre el mes de enero y mayo, la producción nacional aumentó en un 7.5% y las ventas totales en 7.3%, la capacidad instalada manufacturera del país se situó en un 82.9%, los pedidos están en un 92% y los inventarios son bajos o normales. Por donde se mire, casi todos los indicadores son positivos, hay optimismo y confianza en el país tanto a nivel interno, como a nivel externo.

Pero lamentablemente no todo es halagador, mientras sectores como el industrial o manufacturero presentan ritmos de crecimiento acelerado y alentadores, otros sectores como el bananero, floricultor entre otros exportadores se deprimen debido a la profunda revaluación que empezó a hacer carrera a partir del año 2004.

El gran problema de la revaluación para los exportadores es que se merman los ingresos por sus ventas al exterior, y en el sector bananero, todos los ingresos se derivan de las ventas por las cajas con bananos que se envían a los mercados externos. El efecto de la revaluación en nuestro sector, trae consigo una apreciable perdida de competitividad, ocasionada por los menores ingresos recibidos, debido a la caída sostenible de la tasa de cambio desde hace varios años y unos costos de producción en crecimiento.

Tal situación obliga a la tesorería de los bananeros a incrementar su nivel de endeudamiento con la banca para poder cumplir con las obligaciones financieras de los trabajadores y sus proveedores, haciendo así más costosa su canasta de costos. La Asociación de Bananeros de Colombia (AUGURA), estima que por causa de la revaluacion, el sector ha perdido cerca de 1.24 billones de pesos en los últimos tres años.

Como el fenómeno de la revaluación es un aspecto que se sale del control de la gerencia de las empresas y con el que se tiene que aprender a convivir, es preciso y fundamental hacerle frente desde todos los flancos de la compañía, vía productividad. Aquí es cuando cobran fuerza y vigencia frases como la siguiente: “Se es productivo cuando se entrega más de lo que se recibe; cuando se hace más con lo mismo, o donde se hace lo mismo con menos recursos. Todo aquello que no agrega valor agrega costo”.

 

Ahora es cuando se requiere con mayor contundencia y firmeza que todos los empleados de las empresas bananeras ejecuten su trabajo bajo un filosofía de la austeridad, siempre pensado en que lo que se hace es lo mejor, con el mínimo de los recursos y el mínimo de los costo, todo para lograr el mejor producto, mejor calidad y mejor costo de producción para estar en el mercado.

A todos lo involucrados en la producción bananera les asiste velar permanentemente por hacer un uso racional y lógico de lo recursos; desde quienes ejecutan las labores de campo para hacer cosechas más abundantes; desde quienes seleccionan y empacan la fruta para lograr más y mejores rendimientos, desde quienes se encargan de los mantenimientos de la compañía, desde aquellos empleados que tienen cargos tácticos y estratégicos para que tomen decisiones acertadas que conduzcan a la obtención de verdaderos logros con impactos favorables en los costos y en los indicadores de producción.

Es ahora más que nunca cuando se tiene que pensar en que cada insumo por pequeño que sea tiene un costo y que el desperdicio o el derroche de ese insumo, lo único que hace es hacerlos más incompetentes; es ahora más que nunca que se tiene que aprender a darle más valor a todo lo que usan y a todo lo que hacen; es ahora cuando se tiene que comprender mejor que eficiencia es cuando se logra un gran desempeño en la ejecución de una tarea y que eficacia es cuando se hace un excelente uso de los insumos en la ejecución de esa tarea, y por tanto, para ser lo suficientemente buenos se debe ser eficientes y eficaz.

No cabe duda que una de las manera de hacerle frente la perdida de competitividad por el efecto de la revaluación esta al interior de las mismas empresas bananeras y es incrementando e incentivando la productividad en todo lo que hacen.

* Director de Logística
Bananeras de Urabá S.A.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?