Opinión

  • | 2011/10/02 00:00

    Dirección estratégica de recursos humanos: retos del enfoque de red

    La cooperación entre las empresas, que es una tendencia clara que gana terreno en el mundo para mejorar la competitividad, impone desafíos nuevos a la administración de las personas. La opinión de Merlin Patricia Grueso.

COMPARTIR

El actual entorno de negocios, caracterizado por la turbulencia y la incertidumbre, ha generado la necesidad de ser competitivo haciendo uso de mecanismos como la cooperación. Tal como lo han destacado algunos estudiosos del tema, la imagen de empresas atomizadas, compitiendo contra otras, hoy resulta ser inadecuada.

Las relaciones de negocios caracterizadas por la cooperación, se han consolidado en lo que se conoce como el enfoque de trabajo en red. Para las empresas, trabajar bajo el enfoque de red significa obtener una forma rápida y flexible de enfrentar la incertidumbre y las presiones del entorno. Las empresas, conforman una red al establecer relaciones de cooperación con otras organizaciones, como resultado, obtienen algunos recursos de los que no disponen o a los que tienen acceso limitado.

Los estudios llevados a cabo en diferentes latitudes han demostrado las bondades de adoptar el enfoque de red: las organizaciones logran elevar su competitividad, rentabilidad y presencia en el mercado. Así mismo, se ha demostrado suficientemente que cuando las empresas participan de procesos de cooperación interorganizacional o trabajan bajo el enfoque de red, mejoran su capacidad de compra, los procesos de promoción y comercialización de sus productos son más eficientes y en definitiva, mejoran su competitividad y productividad.

Debido a que el trabajo con enfoque de red tiene un rol estratégico, las empresas se han ocupado ocupan cada vez más de establecer relaciones de tipo cooperativo, con impactos que aún no han sido lo suficientemente dimensionados. Autores como Michael Porter, han señalado que cuando se dan relaciones de cooperación entre empresas, como las que se pueden generar en las aglomeraciones, estas relaciones impactan la vida de las empresas a la vez que las empresas impactan individualmente dichas aglomeraciones. Esto supone entonces que el trabajo con enfoque de red promueve procesos de co-evolución, que hasta ahora, valga la pena mencionar, no han sido descritos de manera suficiente en la literatura científica.

Uno de los mayores retos que plantea el trabajo con enfoque de red se encuentra relacionado con la Dirección Estratégica de Recursos Humanos DERH. Al visualizar la DERH desde la perspectiva de los recursos de la firma, se entiende ésta como un enfoque proactivo en la dirección del personal que promueve el logro de ventajas competitivas. En este contexto se dice que las personas en la organización son fuente de ventaja competitiva, dado que se constituyen en recursos estratégicos únicos, inimitables, escasos y no sustituibles.

Desde el enfoque de trabajo en red se pone de manifiesto un panorama cualitativamente diferente. Para comenzar, este enfoque crea la necesidad de cambiar los modos de hacer las cosas en las organizaciones, especialmente en lo relativo a los principios de planificación, organización, dirección y control; de igual manera, supone cambios en las políticas y normas organizacionales con el fin de lograr resultados óptimos. Es claro también que cooperar con otras empresas o trabajar bajo el enfoque de red, es una circunstancia que permea todas las áreas y funciones de la organización, incluso la DERH. A través de ciertos estudios, se ha demostrado que algunas empresas establecen alianzas de recursos humanos, e incluso comparten empleados para reducir costos e incrementar habilidades y flexibilidad. Estos hallazgos son consistentes con la idea que la interconexión de recursos entre las empresas, incluidos los empleados, generan mejores rentas interorganizacionales.

Otros estudios que se han llevado a cabo en torno al enfoque de trabajo en red, han demostrado que algunos de los problemas que supone la adopción de este enfoque, tienen sus orígenes en la DERH. Así por ejemplo, las diferencias en el estilo directivo y en términos de la cultura organizacional, tienen un impacto significativo en la obtención de resultados financieros óptimos y en la creación de sinergias entre las empresas que cooperan.

Dado que el enfoque de red es una realidad y teniendo en cuenta su impacto en la vida de las organizaciones, es necesario realizar una serie de consideraciones. En primer lugar, es preciso validar en qué medida la DERH debe trascender las fronteras de la empresa y constituirse en un factor que permee el sistema de red; lo anterior con el fin de dimensionar el grado en que la DERH contribuirá no solo al logro de la ventaja competitiva de la firma, sino también en la consecución de la ventaja competitiva interorganizacional. Así mismo, es necesaria la implicación de la DERH en torno al desarrollo de capacidades de aprendizaje y en la construcción de confianza, asuntos de especial relieve desde el enfoque de red.

Es, también, preciso reflexionar sobre el papel de la DERH desde la perspectiva de trabajo en red, pues aún no se ha estudiado de manera sistemática, el impacto que genera la adopción de esta perspectiva en asuntos soft de la organización como en el desarrollo del compromiso con la organización y la adopción de conductas de ciudadanía organizacional, entre muchos factores de tipo psicosocial en las organizaciones. Así las cosas, el enfoque de trabajo en red no solo implica una oportunidad para competir cooperando, sino también la adopción de una nueva perspectiva en la comprensión de las organizaciones y de sus recursos humanos.

Referencias
Barney, J. (1991). Firm resources and sustained competitive advantage. Journal of Management, 17 (1), 99-120.
Bonomiem, M. E.; Meleán, R. (2007). Redes empresariales como estrategia de cooperación en el Sector avícola del estado Zulia. Compendium, 19, 5-30.
Dyer, J. H.; Singh, H. (1998). The relational view: Cooperative strategy and sources of Inter-organizational competitive advantage. Academy of Management Review 23(4), 660.
Gardner, T. (2005). Human resource alliances: defining the construct and exploring the antecedents. International Journal of Human Resource Management, 16, (6), 1049-1066.
Gulati, R., Nohria, N. and Zaheer, A. (2000) “Strategic Networks”, Strategic Management Journal, 21, No. 3, 203-215.
Laraja, B.; García, F.; Sabater, V. (2002). The Role of Human Resource Management in the Cooperative Strategy Process. Human Resource Planning,25,(2), 34-44.
López, C. (2003). Redes empresariales: experiencias en la Región Andina. Manual para el articulador. Minka, Perú.
Porter, M. (2003). Cúmulos y competencia: Nuevos objetivos para las empresas, estados e instituciones. En: M. Porter, Ser Competitivo: Nuevas aportaciones y conclusiones (203-288). Ediciones Deusto: Barcelona.
Tikkanen, J.; Aino Halinen, A. (2003). Network Approach to Strategic Management- Exploration to the Emerging Perspective. En 19th Annual IMP Conference 4th - 6th September 2003 (pags. 1-22). Lugano, Switzerland.



La aurtora es profesora asociada de carrera de la Facultad de Administración de la Universidad del Rosario.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?