Opinión

  • | 2009/05/20 00:00

    Cuide a los niños

    Jorge Silva Luján, gerente de Microsoft Colombia, escribe en su tradicional columna para Dinero.com, sobre la importancia de cuidar a los niños cuando están navegando en la red.

COMPARTIR

Cho Seung – Hui, estudiante de la Universidad Politécnica de Virginia, dejó espantado a medio mundo cuando asesinó a 32 personas en su universidad y uso medios digitales para comunicar su descontento con la vida. Un profesor español fue encarcelado por seis delitos de corrupción de menores al contactar a niños a través de una página de videojuegos on-line y luego a través de conversaciones en 'Messenger' para obligarlos a desvestirse y otras cosas. Un hombre de 60 años fue detenido en Sevilla por acoso sexual a más de 200 menores a través de internet (grooming) al hacerse pasar por una niña de 12 años.

Todo esto lleva a una reflexión. Y no es otra distinta a que la tecnología esté al servicio de la gente para que se desarrolle, adquiera conocimientos, se informe y se acerque cada vez más al mundo, pero de manera responsable.

Sí, porque Internet se ha convertido en una herramienta que permite tener el universo a la mano. Como lo argumenta Thomas Friedman en su libro El mundo es plano, el Internet es una de las fuerzas impulsoras más importantes en ese proceso de romper fronteras, de permitir el acceso a la información, al conocimiento, a los negocios y al potencial, en general a cualquier nación (y por lo tanto a cualquier individuo). El resultado es un mundo plano con igualdad de oportunidad para todos; lo que suena muy bien en el papel, pero que en definitiva lo que hace es subir la barra en términos de las exigencias para competir adecuadamente con estas nuevas reglas.

Y para los jóvenes esta es su realidad. Es el instrumento fundamental de su desarrollo. Con él investigan sus trabajos, pues en su computador habita la biblioteca más grande de la historia. Pasean por el mundo con un clic. Descubren distintas culturas, experimentan ciencias, juegan, se divierten, se actualizan sobre música, moda, cine, libros y hacen citas virtuales; es decir, tienen vidas digitales.

Todo este nuevo mundo que se inventó hace 20 años ha creado nuevos comportamientos y que identifican a esta generación. Estos niños se han vuelto multitareas: son capaces de mantener comunicaciones simultáneas en el chat con 5 ó más personas con temas distintos y con otros que pueden estar a kilómetros de distancia. Son rápidos y demandan rapidez en la información; son inmediatos y realizar varias actividades simultaneas; son prácticos. Es decir, navegan, y viven conectados. Como dicen los expertos, socializan en la red. La red es su nuevo parque, su nueva escuela, su espacio.

Como este es su nuevo hábitat, se debe asegurar que tengan un ambiente seguro y que su experiencia con la tecnología sea agradable, gratificante y provechosa. Por eso es importante revisar algunos estudios que revelan lo que está pasando con estas poblaciones y el uso de las tecnologías.

En reciente encuesta sobre uso de Internet, el 57% de los niños manifestó que fue agredido en la net y el 53% que fue autor de –por lo menos- una agresión; el 35% dijo que recibió amenazas en línea y el 42% fue objeto de insinuaciones; el 28% aseguró haber visitado páginas de pornografía y el 26% salas de Chat sobre sexo. Y el 58% reveló que nunca ha hablado con sus padres sobre estas situaciones.

Entonces la tarea es trabajar para reducir estas cifras de agresiones y acabar con las historias que relato al comienzo. Porque internet y las tecnologías ya no dejarán de existir. Hoy por hoy es imposible pensar un mundo sin ellas. Ni hablar de los jóvenes.

Por eso, como padres o como maestros, no se puede, de manera simplista, asumir que con prohibir o restringir el acceso al Celular o al Chat o al Facebook, o a Twitter o a Fliker o a cualquier otra red social va a solucionar el problema. Entonces la primera lección sería darle el uso adecuado al celular, a la Internet y toda la parafernalia asociada como una responsabilidad más que debe enseñarse a niños y jóvenes. Es como enseñarles a maneja y, simultáneamente, a que adopten el esquema del conductor elegido. Un vehículo es una gran comodidad en todo sentido pero puede tener una connotación dramática si se mezcla con beber alcohol.

Es indispensable que los adultos también usen las tecnologías y entiendan qué sucede en el mundo digital. A partir de la experiencia propia y de estar bien informados sobre lo que puede hacerse en la red, entonces se hace fácil compartir con los menores los beneficios y conocer los riesgos. Por eso la responsabilidad de padres y maestros implica acompañamiento y guía en el uso de Internet, así ellos tengan las destrezas y el conocimiento de la tecnología. Es deber orientarlos, supervisarlos y proporcionarles herramientas para su protección.

Es importante, además, que los menores también conozcan los peligros y la forma de protegerse, que exista una comunicación continua y activa entre padre, maestros y niños para que expongan sus temores y situaciones de riesgo, y apoyarlos. Por eso empresas privadas líderes en tecnología, fundaciones -como Red papaz-, autoridades como la Dijín y el Ministerio de Comunicaciones (con internet sano) desarrollan el programas de distinta índole para controlar la navegación, prevenir riesgos y castigar a los que abusan de los menores a través de la red.

Entonces las historias como la del joven Cho o las de los depredadores cibernautas dejan mucho para el análisis. Porque es una obligación mantener a las futuras generación fuera de peligros, imprimirles valores que sepan exponer en todos sus ambientes (incluido el virtual) y dejarlos volar, pues ellos son digitales.

Consejos para enseñar a sus hijos a utilizar Internet de forma segura
1. Disfrute de Internet con sus hijos, deje que ellos le enseñen, anímelos a compartir sus experiencias con usted, pídales que le muestren lo que hacen y a quién conocen en línea.


2. Enseñe a sus hijos a confiar en su instinto. Si se algo en Internet les pone nerviosos, deben decírselo sin temor a que se les prohíba su uso.


3. Si sus hijos visitan salas de chat, utilizan programas de mensajería instantánea (como Messenger), videojuegos en línea u otras actividades en Internet que requieran un nombre de inicio de sesión para identificarse, ayúdeles a elegirlo y asegúrese de que no revela ninguna información personal.


4. Insista en que los niños nunca faciliten su dirección, número de teléfono u otra información personal, como la escuela a la que van o dónde les gusta jugar.


5. Enseñe a sus hijos que la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal es la misma en Internet que en la vida real.


6. Muestre a sus hijos cómo respetar a los demás en Internet y asegúrese de que sepan que las reglas de buen comportamiento no cambian sólo porque estén en un computador.


7. Insista en que sus hijos respeten la propiedad de los demás en Internet. Explíqueles que realizar copias sin autorización del trabajo de otras personas (música, videojuegos y otros programas) está mal hecho y que, incluso, esto puede asemejarse a robar.


8. Diga a sus hijos que nunca deben acordar una cita en persona con “amigos” que conocieron por Internet y que de hacerlo deben ir acompañados por un adulto. Explíqueles que las personas en Internet pueden no ser quienes dicen ser y pueden tener malas intenciones.


9. Enseñe a sus hijos a que no todo lo que lean o vean en Internet es verdad. Anímeles a preguntarle si no están seguros.


10. Controle la actividad en Internet de sus hijos con software especializado. Los programas de protección infantil y familiar pueden filtrar contenido perjudicial, supervisar los sitios que su hijo visita y permiten seleccionar contenidos apropiados de acuerdo a la edad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?