Opinión

  • | 2016/03/19 00:01

    Sin la gente no hay soluciones

    En tiempos de crisis la primera reacción de las organizaciones es recortar los beneficios del personal. Las organizaciones olvidan que quienes pueden sacarlos de las crisis, son las personas que trabajan en ellas

COMPARTIR

 Entiéndase por beneficios cualquier cosa que se haga por el capital humano de la empresa, cosas como capacitaciones, la fiestas y reuniones, algún seguro, es decir cualquier cosa que se haga por el bienestar del personal y que no sea salario.

Este movimiento se parece un poco al efecto de las alergias, en una reacción alérgica el cuerpo responde a una amenaza y lo hace con tanta violencia, que en vez de defenderse termina haciéndose daño así mismo.

Las organizaciones olvidan que quienes pueden sacarlos de las crisis, son las personas que trabajan en ellas; el recurso humano es la única real herramienta que puede “desarmar” los problemas que acarrean los ciclos de crisis. No estoy diciendo que se deba despilfarrar en cosas que no sumen valor, pero es a todas luces claro que cortar las políticas que ayudan a promover el capital humano, es el equivalente de pegarse un tiro en el pie.

Póngase a pensar la cantidad de dinero que se pierde en formación y experiencia, el dinero que tendrá que invertir en capacitar personal nuevo y el costo de oportunidad de los negocios que no podrá hacer por estar concentrado en tratar de sobrellevar una crisis mientras tiene además problemas con el personal.

Si de verdad quiere capitalizar una crisis, anime a su gente a ayudarlo a solucionarla, cree esquemas de innovación abierta, haga sesiones de co-creación para implementar nuevas formas de mejorar los procesos, de buscar otros mercados, de crear más valor; mejore la comunicación y hágale saber a su gente que para salir del problema, va a necesitar el trabajo de todos; que todos están juntos en esto y salen juntos o juntos se hunden.

Es un cliché eso de “que cada crisis esconde una oportunidad”, pero los clichés se convierten en eso, porque en el fondo son verdad. Use la crisis como tamiz para saber qué personas están realmente comprometidas con su organización, aquellas que lo están merecen toda la consideración y apoyo que usted les pueda dar.

Una crisis es una parte normal del negocio, la mayoría de los procesos humanos son cíclicos, no pierda su capital humano sin darse cuenta, pues una vez pase la crisis y lleguen “las vaca gordas” no va a poder capitalizar ese ciclo por falta de personal idóneo...y eso sí que es un problema que se hubiese podido evitar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?