Opinión

  • | 2015/10/27 05:00

    Dólar se mantiene en $3.000 y petróleo abajo de US$50

    Nada ha cambiado en la economía internacional como para prever una ganancia del peso y alza sustancial del petróleo.

COMPARTIR

Aunque después de la reunión de septiembre la FED aplazó el cambio en la política monetaria de Estados Unidos y el dólar americano cedió con relación a las demás monedas mundiales, y el precio de algunos commodities recuperó parte del terreno perdido en los últimos meses, nada ha cambiado en la economía global con respecto al crecimiento económico ni sobre la mermada demanda por materias primas, tampoco acerca de la necesidad que tienen los Estados Unidos de normalizar su política monetaria.  

Al contrario, el panorama actual de la economía global muestra mayor incertidumbre que a comienzos del año. China que funge como el motor del crecimiento global creció en el tercer trimestre 6,9% un poco por debajo de la meta del 7% del Gobierno. Nada preocupante si no fuera porque varios analistas han empezado a mostrar dudas sobre la veracidad de las cifras, varios bancos importantes consideran que la expansión solo llegó a entre el 4% y 5%, el efecto se ha visto en que la demanda por metales utilizados en la industria como el hierro y el cobre no se ha incrementado, así como la producción de energía fue 1,3% menor que el mismo periodo del año pasado, y las compras de petróleo se mantienen pero son un mecanismo para acumular reservas estratégicas.  

En Europa el Banco Central Europeo podría expandir su programa de estímulo a la economía porque el crecimiento todavía no regresa, y ronda la sombra de la deflación dado que el aumento de los precios ha sido un escaso 0,1%, además su exposición a la economía china ha disminuido las exportaciones desde Europa, perjudicando el crecimiento especialmente de Alemania que se supone es el motor de empuje de la eurozona. Bajo ese panorama el FMI prevé que el crecimiento de Europa para este año será de apenas 1,5%.
 
En América Latina, Brasil está en recesión ya que su economía se contrajo 2,6% en el segundo trimestre, acumula un déficit en cuenta corriente de US$3.000 millones, y la inflación anual ronda el 9,9% algo que impide que el banco central disminuya las tasas desde el 14,25% actual para apuntalar el crecimiento económico, a lo anterior se suma la rebaja en la calificación riesgo que ha llevado su deuda a estar cerca de perder el grado de inversión, algo que de ocurrir provocaría una salida masiva de capitales depreciando aún más el real, incrementando la inflación y sepultando el PIB.

En cuanto al petróleo los precios siguen presionados a la baja conforme la demanda no despega por las bajas previsiones de crecimiento económico y ningún factor geopolítico ha puesto en riesgo la cadena de suministros, al contrario, la entrada en operación del acuerdo nuclear con Irán incrementará la oferta en el mercado siendo previsible un aumento en el bombeo al interior de la OPEP para asegurar cuota de mercado antes de hacer espacio al crudo iraní, y al que provendrá de la recuperación de la producción en Libia. Esos eventos contrastan con las proyecciones reveladas la semana pasada por la Agencia Internacional de Energía que calcula que el crecimiento de la demanda por petróleo pasará a 1,2 mbpd desde los 1,8 mbpd actuales.

Por su parte la reunión técnica de la OPEP  del pasado miércoles no acordó ninguna medida para buscar aumentar los precios del crudo, aun cuando a ella asistieron otros grandes productores como Rusia, Indonesia y México, eso indica que el exceso de suministros se mantendrá hasta por lo menos la mitad del 2016 cuando se prevé que la producción pueda empezar a disminuir, por ahora la producción de la OPEP se mantiene en 31,68 mbpd, Estados Unidos en 10,5 mbpd y Rusia  10,74 mbpd.

La corrección reciente de los precios del petróleo obedeció a que en el intercambio por materias primas se solicita una mayor cantidad de dólares para compensar su debilidad frente a las demás monedas, lo contrario ocurre cuando el dólar se fortalece puesto que con menor cantidad de dólares se puede obtener mayor cantidad de otras monedas. En Colombia dada la fuerte relación del petróleo y el tipo de cambio vimos cómo una vez el petróleo se volvió alejar de los US$50 por barril el tipo de cambio regreso a la zona de $3000 pesos por dólar. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?