Opinión

  • | 2015/10/10 05:00

    Para que no te rechacen, conviértete en la más deseada

    Para que una empresa sea atractiva no necesariamente se debe ver su tamaño. Se trata de mover emociones de la gente que piensa en ella, que los servicios y/o productos que se ofrecen logren generar una conexión tan fuerte que los posibles candidatos y los propios colaboradores deseen trabajar ahí, y que además los clientes la prefieran.

COMPARTIR

Las compañías se están transformando y adaptando a los cambios. Que mejor que los profesionales hagan parte de ese cambio y participen de un entorno retador y lo que ello conlleva. Hoy las empresas están siendo reconocidas por lo que ofrecen a todos los stakeholders, se están convirtiendo en una marca diferente que genera rápidamente un sentimiento de pertenencia, amor y fidelización.

Genere confianza: ¿cuál es su propuesta de valor como empleador y como marca?

Dentro de la planeación debería estar el desarrollo profesional, visto desde la promoción interna: programas de entrenamiento y trabajo enfocado en resultados. La propuesta de valor contribuye a que la empresa muestre su lado más humano y en algunos casos el más sensible. Debe movilizar emociones e instalarse en la mente de las personas, para que cuando piensen en la organización deseen hacer parte de ella.

Cuente lo que hace: ¿qué busca en el nuevo talento?

Proyecte lo que quiere con lo que está pasando en el mercado. Las habilidades digitales no solo son una realidad, son características de muchos de los profesionales que hoy quieren trabajar con usted. El trabajo colaborativo y la comunicación por otros medios, serán la base para que otros se enteren de lo que hace y así puedan aportar a su propuesta de valor.

Las historias son más fáciles de transmitir: ¿qué canales utiliza para dar a conocer la imagen como empleador?

La forma como se comunica hace que quien recibe el mensaje pueda vibrar y emocionarse logrando estar más cerca de quienes le interesa. El uso de las redes sociales es una tendencia, pero ser constante y coherente con el mensaje hará que el factor humano logre movilizarse y que la marca se instale en la mente de cada uno.

El candidato es un conjunto de valores y actitudes - ¿cómo complementa la experiencia con el ser?

El mercado de ofertas de trabajo está saturado de vacantes donde en la mayoría de los casos, solo se hace énfasis en los conocimientos y la experiencia; aunque son inevitables y necesarios, también es importante lo que somos como personas, lo que nos motiva y por lo que vibramos.

La clave está en mostrar a los demás lo fascinante de trabajar en la organización, alinear sus objetivos con las personas que hacen o harán parte de ella. Las empresas deberían enfocarse primero en mostrar productos y servicios atractivos y emocionantes, líderes que logren inspirar a otros, contribuir a un ambiente amigable, asumir una responsabilidad social corporativa, un plan de carrera claro y un salario base competitivo; y segundo en pedir estudios, certificaciones y experiencia.

Recuerde que las nuevas generaciones tienen necesidad de sentirse miembro de un equipo, liderar proyectos, equivocarse y aprender de ello, tener retos innovadores, hacer propuestas, etc. Pero no olvide que así como pueden preferir apasionadamente una marca empleadora, también tienen el carácter para decir “no quiero trabajar en su empresa”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?