Opinión

  • | 2016/06/16 00:01

    El camino hacia la excelencia

    La excelencia no es un objetivo, es un hábito.

COMPARTIR

Racionalmente todos sabemos que debemos ser excelentes; sin embargo, en muchas ocasiones no lo somos, razón por la cual surge la siguiente pregunta: ¿Qué nos impide ser excelentes siempre?

La respuesta es simple: no perseguimos la excelencia como quien persigue una mariposa ya que ésta debe ser vista como un hábito el cual debe ser instalado. Antes de explicar en detalle la manera de instalarlo lo invito a que reconozca su realidad desde las siguientes tres creencias:

  1. Debe creer firmemente en que hay algo que tiene que cambiar en usted para lograr la excelencia
  2. Debe creer firmemente en que puede cambiar
  3. Debe creer firmemente en que va a cambiar

El siguiente paso es que determine con exactitud cómo pensaría, sentiría, actuaría y se comunicaría si ya hubiera logrado la excelencia como un hábito para su vida. A continuación le daré una referencia de cómo las personas que han logrado adoptar este comportamiento en su vida manejan cada uno de los elementos que acabo de relacionar. Recuerde: siga a alguien que ya lo logró y modele (copie) su comportamiento.

1. Pensamiento: son personas totalmente enfocadas en lo que van a lograr. Tienen absoluta claridad de cuáles son sus objetivos manteniendo una imagen nítida y detallada de los mismos.

2. Emociones (cómo se sienten): han desarrollado la habilidad de darle el significado real y preciso  a cada una de sus experiencias siendo guiados por el siguiente comportamiento: ven las cosas como son pero no peor de lo que son ya que tienen claridad absoluta sobre la manera como surgen las emociones y el impacto que tienen estas en sus acciones y por ende en sus resultados. 

3. Comportamientos: La gente excelente se comporta de manera excelente en todos los entornos de su vida ya que conocen la manera como se desarrollan los hábitos. Ser un profesional excelente y no ser un papá excelente hará que tenga un conflicto ya que está ejecutando dos acciones contrarias lo que va generar en su vida tarde o temprano el estancamiento, razón por la cual comprenden el impacto que tiene la congruencia sobre la excelencia. ¿Quién es usted realmente? La excelencia se da cuando logra cerrar la brecha entre: Quién es realmente y quién aparenta ser y desde este reconocimiento de su verdadera identidad es desde donde podrá convertirse en una persona extraordinaria

4. Lingüística: Debe comenzar a adoptar los patrones lingüísticos de la excelencia y comunicarse de una manera impecable usando palabras de poder que lo hagan ver como una persona realmente extraordinaria. Las personas excelentes usan palabras como: crecer, desarrollo, avanzar, evolucionar, obtener, persistir, innovar, adaptarse, enfoque, decisiones, acciones, resultados, amar, ilimitado, poderoso, fuerza espiritual, resolver, actuar, energía, pasión, emoción.

Para continuar con el proceso lo invito a que responda las siguientes preguntas que le darán claridad sobre cómo desarrollar el hábito  de la excelencia para su vida:

  1. ¿Qué significa para usted la excelencia?
  2. ¿Qué le impide ser una persona excelente?
  3. ¿Qué valora de la excelencia?
  4. ¿Qué opinión tiene de la gente excelente?
  5. ¿Qué habilidades requiere desarrollar para convertirse en una persona excelente?
  6. ¿Actualmente en qué entornos se considera que es excelente?
  7. ¿Recuerda algún momento de su vida donde fue realmente un ser humano extraordinario?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?