Opinión

  • | 2016/06/22 00:01

    ¿EduDigitalizar?

    El World Economic Forum que Medellín albergó la semana pasada puso sobre la mesa un concepto sumamente poderoso para el futuro de Latinoamérica: EduDigitalizar.

COMPARTIR

La cita de los principales líderes empresariales y económicos del mundo, que en esta ocasión se llevó a cabo en la capital de Antioquia entre el 16 y 17 de junio pasados, fue un escenario maravilloso para el desarrollo de Latinoamérica. Uno de sus mayores impactos estuvo en reconocer a la tecnología como un impulsor del desarrollo de nuestros pueblos y, lo que fue aún más interesante, la necesidad de vincularla con la educación de los más jóvenes para potencializar sus capacidades. 

Este último punto centró la discusión TI del World Economic Forum, en la que expertos como Jordi Botifoll, presidente Cisco para Latinoamérica, pusieron sobre la mesa la oportunidad única que ofrece Internet para resolver los desafíos en las aulas y mejorar la educación en nuestra región, una tan golpeada por la desigualdad y el analfabetismo.

Se llegó a la conclusión de que la digitalización de la educación tiene el poder de dar a nuestros estudiantes las habilidades que necesitan para generar una fuerza de trabajo más preparada, crear puestos de trabajo y, en última instancia, hacer que las empresas de América Latina sean más competitivas, al poner a su disposición todo el mar de conocimiento que alberga la web, teniendo en cuenta, eso sí, la necesidad de proteger a los más pequeños.

En esa línea, se revelaron cifras críticas. Según WorldFund, aproximadamente 22,2 millones de niños y adolescentes en América Latina no van a la escuela, o están en riesgo de abandonarla cada año. Esto ha llevado a que nuestros jóvenes estén cada vez peor preparados para afrontar el mundo laboral, que se transforma todos los días en más competitivo, rico en información y globalizado.

Para evitar estas situaciones, digitalizar la educación a través de internet es una manera útil de lograr un impulso significativo de nuestra región desde las bases. Bien decimos como filosofía popular que los cimientos de la sociedad son nuestros niños y nuestros jóvenes, pero debemos apersonarnos de su desarrollo y su inclusión en procesos de educación avanzados, como los digitales.

En esta cita mundial, se tocaron además ejemplos tan dicientes como imaginar en un salón de clases de un pueblo en Uruguay a maestros de todo el mundo en pantallas de vídeo enseñando inglés a niños, o un expandillero en México que aprende las técnicas de redes informáticas y comienza su propia empresa de consultoría o, incluso, una mujer colombiana que finalmente puede alimentar a su familia ya que su pequeña empresa artesanal toma vuelo gracias a un sitio web.

Lo mejor es que todo eso ya pasa en nuestros países, en especial en Colombia de la mano de tantas personas innovadoras y emprendedoras, y todo de la mano de internet. Lo que debemos hacer es impulsarlo aún más, “edudigitalizarnos”.

Sin embargo, en lo que sí debemos trabajar es en fortalecer la infraestructura de conectividad de América Latina, en igual medida que otras regiones. Según el Informe Global de Tecnología de la Información 2015, entre 143 países en los que se midió el uso e impacto de las tecnologías de la información y de la comunicación, el más alto puntaje de los latinoamericanos lo registra Chile, en la posición 38.

Por ese motivo, el llamado principal es a trabajar para fortalecer la infraestructura técnica que permita buscar nueva información, nuevas soluciones para resolver los problemas y que nuestros estudiantes latinoamericanos pueden acceder a los mejores maestros y bases de datos en el mundo, como citó Botifoll, “sin límites y sin fronteras”.

En conclusión, ¿estamos listos para “edudigitalizarnos” con miras a un futuro mejor para Latinoamérica? ¿Lo hacemos en Colombia?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?