Opinión

  • | 2014/02/17 13:00

    De los colores y los juguetes a la tecnología

    Mi edad probablemente me permite ver las cosas que suceden desde otro punto de vista. Opinión de Paola Ravelo.*

COMPARTIR

No tengo 50 años para sentirme en la mitad del camino de la vida, o con experiencias sin fin, pero hace unos años los juguetes eran casi tan importantes como la felicidad infinita de cualquier niño, la llegada de los juguetes en el día de los cumpleaños, la fecha de navidad, y el regalo inesperado de un familiar era algo asombroso.

Hoy, luego de 15 años este panorama no es parecido, ideas revolucionarias como iPhone, tablets, computadores portátiles, celulares y muchos más han desplazado progresivamente los juguetes, esos desarmables, de plástico, de control remoto, y lucecitas.

Los niños de hoy ya no quieren estos, desean incansablemente los aparatos tecnológicos, y lo último del mercado y está bien que sepan tanto de ellos, y hasta los desarmen y vuelvan a armar.

Es exagerado pensar que puedan llegar a observarse parques vacíos, canchas de futbol sin niños, y bicicletas guardadas en un cuarto de san alejo, pero no es alejado de la realidad, claramente posible. Supongo esto lo genera día a día el mercado, y si bien no es malo que un niño sepa hoy más que un adulto de tecnología, aplicaciones y demás, se está poniendo en riesgo tal vez la unión familiar, el descubrimiento de juegos inocentes como las canicas, palmas con las manos, y correr y jugar a las escondidas.

Sé que le di un toque sentimental al tema, pero en realidad esto va a seguir sucediendo. La tecnología, las herramientas web, y las redes sociales invaden nuestra vida por completo, tanto que hoy un niño se siente completo solo cuando tiene su iPad, tablet o Smartphone en sus manos. Lo que los está convirtiendo en dependientes.

La tendencia inevitablemente es la misma y es creciente, tanto que llegará un punto en que el mercado saturará los hogares de herramientas tecnológicas, y la disposición de las personas es total. Soy optimista porque el mercado avanza, crece y se dinamiza día a día, pero ya no lo soy tanto cuando pienso que nuestros hijos tendrán un futuro diferente, una dependencia total por estas máquinas y definitivamente otra realidad.

Los juguetes están desplazados, las manualidades olvidadas, y los juegos con tierra echados al olvido, la tecnología nos sistematizó, el mercado nos hizo dependientes, y a mi definitivamente me gustaba más como cuando hace 15 años.

* Economista especialista en mercadeo. Gerente de Operaciones Raddar Consumer Knowledge Group. Paola.ravelo@raddar.net
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?