Opinión

  • | 2017/01/29 00:01

    Confianza o control

    Dentro de los estilos de liderazgo existe el líder controlador que siempre busca a través del seguimiento y un estricto plan llegar a los resultados que se requieren.

COMPARTIR

De otro lado está el líder afiliativo que busca a través de la confianza y las relaciones dar el empoderamiento adecuado para que las cosas funcionen.

¿Cuál de los dos puede ser mejor? ¿Por qué debo propender más por confiar y menos por controlar? ¿Solamente porque esta es la tendencia?

Si algo necesita la sociedad en este momento es poner límites. Con una falsa concepción de la libertad extrema e individual sobrepasa los derechos de los demás el mundo se vuelve cada vez más individualista y menos cooperativo.

Lea también: Es hora de que te lo preguntes

Llegar a la conclusión radical  de que el estilo de liderazgo adecuado es el puramente afiliativo y que cada vez debemos controlar menos tal vez está por demostrarse. Si bien un buen líder debe delegar, uno de los secretos de los buenos resultados está en el seguimiento y el control.

Tener una contingencia como un posible riesgo dentro del plan de trabajo, hace que evitemos muchas crisis y planes de mitigación que pueden entorpecer la eficiencia y los resultados que se buscan.

De otro lado controlar es una tarea bien difícil y muy desgastante así que consume gran parte del tiempo de un líder. Podría decir que es más difícil el control que el no control.

Como siempre aunque no hay una fórmula mágica que nos diga cuál es el estilo perfecto si debemos propender por entender bien cuál es nuestro contexto para actuar de manera asertiva. Debemos responder algunas dudas antes de definir un estilo puntual de liderazgo. Por ejemplo,

  1. ¿Qué tanto conocemos a los miembros del equipo? Tal vez son muy técnicos y poco gerenciales o administrativos en cuyo caso hay que reforzar mucho los procesos y el control.
  2. ¿Cuál es la cultura de la organización? Si la organización es muy controladora y llena de procedimientos es muy importante hacer mucho seguimiento. Si es muy afiliativa es muy relevante empoderar y confiar.
  3. ¿Entiendo el concepto de confianza? Confiar no implica entregarse. No quiere decir no poner límites. Significa empoderar, creer en el otro y dar responsabilidades para el crecimiento. Sin embargo es vital entender para el líder que debe saber a quién le delega para no correr riesgos ni con la empresa ni con la persona y por supuesto dar las herramientas para que el margen de error sea lo más bajo posible.
  4. ¿Esta creado un ambiente de feedback? Es muy importante tener un ambiente creado de comunicación abierta y confianza mutua. En la medida que la comunicación fluya siempre habrá manera de mitigar riegos y prever posibles escenarios que eviten crisis y se llegue a un desempeño alto.

También le puede interesar: Inspírame y te creo

Tomarse diez minutos a la semana al menos para escuchar dando un paso atrás, permite ver los problemas como un tercero y dar opiniones menos sesgadas y más objetivas al equipo. ¿Controlar o confiar? La fórmula la da tu propio equipo. Creo que hay que tener una dosis de ambas cosas, en mi caso las relaciones se basan siempre en la confianza pero de nuevo no hay fórmula mágica, la receta está en tu propio estilo de liderazgo y por supuesto en el equipo que lideras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.