Opinión

  • | 2014/05/05 12:00

    La ley y la alianza

    Hay quienes critican el sistema judicial colombiano, hay quienes lo utilizan en su propio beneficio y menester, inclusive logrando modificarlo para grandes intereses personales, hay quienes lo utilizan como un arma poderosa de libertad y verdad. Opinión de Fabian Garcia G.*

COMPARTIR

Hay quienes completamente lo desconocen y desconocen de éste sus virtudes, herramientas, ventajas y poderes.

Hay quienes hoy aplaudo por demostrarnos que una herramienta tan simple, tan democrática y procedente, de un acto individual que defiende un interés común, se acciona y logra frenar o quizás mejorar un acuerdo tan importante y tan relevante como lo es la Alianza de Pacífico. Acuerdo que gracias a una tutela interpuesta por el doctor Andrés Espinosa, por el hecho de no cumplir con dos principios fundamentales que son la vigencia del acuerdo y la denuncia de este, fue declarado inconstitucional por la Corte.

Por supuesto afirmo que al aplaudir este acto no significa que esté en contra del acuerdo sino en la utilización correcta y objetiva de las herramientas que nos da la misma constitución, para defender siempre nuestros derechos y además, que espero modifiquen el proyecto de ley con los ajustes pertinentes para ser aprobada.

También considero que la Nación no solo tiene el deber sino la obligación de proteger su economía y hacerla cada vez menos vulnerable o dejarla cada vez más fortalecida, ante los grandes poderes económicos globales, y los inminentes riesgos que estos representan. Por esto, la necesidad imperante de integrarse con otras naciones como lo son las de Chile, Perú y México y como lo puede ser incluso para la industria textil confección y para muchas otras industrias de gran potencial.

Estaré en desacuerdo en algunas posiciones y lógicamente de acuerdo en muchas otras que se acuerden, pero basta con recordar y recordarle a muchos de los que leen este espacio, el poder constitucional y económico que tenemos y hemos tenido en nuestras manos, y que tampoco requerimos de extensos conocimientos jurídicos y económicos, si simplemente va en contra de nuestros derechos fundamentales, pues como reza la constitución en lo relacionado con la jurisdicción de la corte constitucional y los tratados internacionales en el artículo 241, “Cualquier ciudadano podrá intervenir para defender o impugnar su Constitucionalidad” y eso es lo que hoy aplaudo.

* Vicepresidente Corporativo Raddar Consumer Knowledge Group
@fabianraddar, Fabian.garcia@raddar.net


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?