| 4/21/2010 4:00:00 PM

Google desglosa pedidos de censura de unos 100 países

La compañía lanzó una nueva herramienta en su sitio para mostrar en qué países está enfrentando más presiones de las autoridades para censurar sus servicios y entregar información personal de sus usuarios.

Los números dados a conocer el martes en Google proveen un desglose país por país de las demandas gubernamentales recibidas por el gigante de la internet en los últimos seis meses del año pasado. 

Esta es la primera vez que Google provee una información tan detallada sobre las solicitudes de censura e información que recibe de gobiernos en los aproximadamente 100 países en los que opera.

Google limitó el desglose a los pedidos hechos como parte de investigaciones criminales. No dice con cuántos de esos pedidos ha cumplido. 

Según Google, el país que más solicitudes de identidad realizó en 2009 fue Brasil (3.663), seguido de EEUU (3.580) y Reino Unido (1.166). España, con 324 solicitudes, se encuentra en octava posición, precedida por Alemania (458) y seguida por Australia (155) y Argentina (98).

Mientras, las peticiones para eliminar contenidos de la Red también están encabezadas por Brasil, con 291. La lista continúa con Alemania (188), la India (142) y EU (123). España está en novena posición, con 32 peticiones de censura de contenidos, precedida por Argentina (42) y seguida por Australia (17).

 

La publicación de este mapa coincide con la petición de una decena de países a Google, mediante una carta diriguida personalmente al director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, para que la compañía "respete" las normas de privacidad cuando lancen nuevos productos y servicios. Se trata de una carta firmada por los directores de las agencias de protección de datos de España, Canadá, Irlanda, Reino Unido, Italia, Alemania, Nueva Zelanda, Francia, los Países Bajos e Israel.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?