| 1/16/2006 12:00:00 AM

¿Una historia de súper héroes y villanos?

Se acentúan las divisiones entre los intereses de los defensores y mecenas del código abierto con IBM adelante y las intenciones de Microsoft por el conseguir un record de patentes que pueden salir muy caras al mundo.

Si bien 2005 fue un año de batallas entre las grandes compañías por el dominio o la conquista de espacios en diferentes segmentos del mercado de TI, también fue el de la consolidación de dos bloques que marcarán los derroteros de la industria en todos sus frentes. Para algunos puede ser el enfrentamiento eterno entre el bien y el mal, un poco menos radicales podemos decir que hay algo de el jing y el jang en esta historia: rivales y complementos que se necesitan mutuamente para equilibrar el universo.

Hablamos de la siempre publicitada y por muchos conocida lucha entre el open source (software de código abierto) con Linux a la cabeza, y el de el software licenciado con Microsoft liderando sus acciones en todas las acepciones de la palabra.

En un lado se encuentran quienes propenden por aplicaciones transparentes, cuyo código no sea una caja negra que solo puede ser abierta al presentarse catástrofes y que argumentan la universalidad del conocimiento como la razón ética para no ocultar el alma de los programas informáticos a sus usuarios y dejar que una comunidad global mejore la tecnología. En la otra orilla, los dueños del mercado que defienden las patentes, los derechos de propiedad intelectual y su renta, y la necesidad de que la industria proteja sus conocimientos para sufragar la innovación.

Si bien durante mucho tiempo los argumentos de los últimos llevaron la batuta y no hubo mayores discusiones sobre el funcionamiento de la industria, desde hace más de 10 años los amigos del open source han ganado terreno y sus propuestas han sumado adeptos y benefactores; tanto que en 2005 se dieron muestras de que el futuro puede llegar a ser tan abierto como las páginas amarillas. Sin embargo, también es más evidente la realidad de que código abierto nunca será igual a software gratis, y el remezón de la principal comercializadora de Linux lo confirmó.

Patentes sin misterio

La muestra más latente del vaticinio que apunta a un crecimiento del movimiento open source en el mundo es que IBM y otras compañías han cedido numerosas patentes a la comunidad de desarrolladores de código abierto. Y no hablamos de cientos sino de miles de desarrollos que ahora están al alcance de la comunidad global de programadores que componen a través de Internet, la cofradía más comprometida del mundo tecnológico.

En 2005, durante la conferencia LinuxWorld, realizada en San Francisco, EE.UU., la entidad OSDL (Open Software Development Labs) lanzó su proyecto de acumulación de patentes en un sitio único, lo que constituiría la consolidación de un bloque universal del jing.

La iniciativa surgió luego de considerar que varias importantes compañías del rubro informático, entre ellas IBM, Nokia, Novell, Red Hat y Sun, han ofrecido, o se han comprometido a ofrecer, algunas de sus patentes para libre uso de la comunidad de código abierto.

Con esto se busca facilitar a los desarrolladores de tal club, el encontrar recursos patentados e incorporarlos en sus proyectos. OSDL estima que también se facilitará el proceso para los donantes, estimulando además a otros a ceder sus derechos para el bien común.

No es sesgado decir que para una gran parte del mundo desde la China hasta la Patagonia, este es un combate de Superhéroes contra mentes poderosas que quieren dominar el planeta. Y en este mítico encuentro además de Linux, IBM ha tomado la iniciativa y consecuentemente con su estirpe de pionero en el mundo TI, hoy es quien ha tomado la iniciativa desde el lado de los dueños de la industria para construir un reino donde las aplicaciones no guarden misterios.

La posición de el gigante azul ha sido clara al sostener que si bien la propiedad intelectual es uno de los pilares de la innovación, los avances tecnológicos dependen a menudo de la capacidad para colaborar y compartir el conocimiento. Por lo que ha definido una nueva política de propiedad intelectual que está dirigida tanto a proteger los derechos sobre la invención como a acelerar la expansión de una infraestructura global basada en software de código abierto.

A lo largo del tiempo IBM ha ido liberando patentes para su utilización como estándares tecnológicos en diversas áreas (protocolos de software, formatos de archivo, interfaces ...). Las patentes cedidas ahora están relacionadas con aspectos tales como protocolos de exportación de archivos, características de interoperabilidad en sistemas operativos y bases de datos, Internet, tecnologías de proceso del lenguaje, etc.

El impulso y la acertividad de los planteamientos de IBM han recibido la adhesión reciente de grandes compañía como CA, que ofreció a los desarrolladores de código abierto el acceso a 14 de sus patentes estadounidenses y a las patentes asociadas a éstas registradas en otros países.

"CA se ha comprometido a poner a disposición de clientes y desarrolladores de código abierto, libre de royalties o de cuotas de licencia, parte de su propiedad intelectual para que pueda florecer la innovación y el desarrollo de alto nivel," comentó Mark Barrenechea, vicepresidente ejecutivo de estrategia tecnológica y arquitecto jefe de tecnología de CA.

Con anterioridad, Nokia había anunciado que para este año habrá liberado todas sus patentes, de forma que puedan ser usadas para el desarrollo del kernel* de Linux. "Nokia valora a las comunidades de software libre y en los estándares abiertos, que son positivos para la innovación a la vez que contribuyen de manera importante a acelerar el desarrollo y la adaptación de nuevas tecnologías", escribió la compañía en un comunicado, al tiempo que recalcaba su interés por contribuir a todas las iniciativas que tengan como finalidad facilitar el desarrollo de Linux y se unía a la iniciativa de las compañías que ha anunciado no "reivindicar sus derechos patentados, y los cederán al bien común".

En general la iniciativa ha cautivado a muchas empresas -incluso Oracle y HP han puesto su granito de arena- pues es claro que facilitará a sus clientes y socios mejorar la calidad y bajar los precios de los servicios que ofrecen dentro de sus respectivos mercados en todo el mundo. El desarrollo de estándares universales facilitará la interoperabilidad de las soluciones, además de que mejorará la capacidad de transmisión de datos e información entre empresas, entidades y comunidades profesionales, lo que a su vez incrementará la adopción de las tecnologías de la información con mayor rapidez y confianza. Para los gestores de el OSDL, los desarrollos transparentes favorecen la protección de datos, la seguridad de las redes y la privacidad de la información.

Claro que otra razón además del altruismo empresarial y la búsqueda del bien común se encuentra en lo que el mismo Bill Gates develó hace un par de semana en el primer gran evento tecnológico del año, la CES Internacional 2006 que tuvo lugar en Las Vegas, "el rival de Microsoft no es Google, es IBM". Idea que se refuerza con lo que dijo el analista Mark Driver de Gartner Group en una conferencia para desarrolladores: al preguntársele "¿Por qué cree usted que a IBM le gusta Linux?. ¿Cree usted que IBM considera realmente que Linux es mejor que AIX, el sistema operativo a cuyo desarrollo destinó miles de millones de dólares?, respondió, "les gusta Linux debido a que son malas noticias para Windows".

Patentando la patente

A pesar de los pasos fuertes y seguros de la comunidad open source, la cruzada de Bill Gates para llevar a la práctica su visión extensa y rentable de la propiedad intelectual, el jang, no pone pausa y llega a rincones insospechados.

Luego de hacer crecer el número de sus detractores con su decisión de asegurarse los derechos del formato XML, un procedimiento informático que a juicio de la mayoría de programadores y usuarios era de dominio público, Microsoft anunció su interés en patentar un método de enviar los populares iconos de mensajería instantánea y correo electrónico smileys o emoticones.

La solicitud de patente fue criticada en duros términos por el Consorcio de Código Abierto, a cuyo juicio en Microsoft intenta patentar elementos básicos de la comunicación humana, escribió Techweb. Hasta el momento, la también criticada oficina estadounidense de patentes (USPTO) no se ha pronunciado sobre el asunto.

Sumémosle a estos anuncios sin plena confirmación aún, el hecho de que Microsoft ha logrado patentar, entre otras cosas, implementaciones de interfaces, el doble clic con el mouse, las 'tooltips' (esas etiquetitas que salen cuando se pasa el cursor del ratón por encima de algún elemento e informan qué es o qué función tiene), el botón de pausa, y el número de emergencia estadounidense 911.

Por último, también gano la batalla por quedarse con la patente del sistema de archivos FAT luego de varios intentos fallidos, lo que representa un golpe comercial que podría tener consecuencias relevantes sobre otros desarrolladores de software, pues pese a que la gran mayoría de los sistemas operativos han dejado de usar este formato, aún sigue siendo muy utilizado por la mayoría de las cámaras digitales, dispositivos de almacenamiento USB y los reproductores MP3, en otros. Microsoft anunció que aquellas empresas que deseen utilizar el sistema deberán abonar US$0,2 por cada unidad, con un máximo de US$250.000 por fabricante.

Con el ritmo de adquisición de patentes del imperio Gates, podemos preocuparnos por terminar pagando el uso de la @ en los correos electrónicos. Pero de seguro, si ya está patentado, quizá la empresa dueña de esos derechos los ceda a la OSDL para aguarle la fiesta por unos días al menos.

*Kernel: también conocido como núcleo, es la parte fundamental de un sistema operativo. Es el software responsable de facilitar a los distintos programas acceso seguro al hardware de la computadora o en forma mas básica, es la encargada de gestionar recursos
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?