| 6/25/2010 10:00:00 AM

TLC con Panamá y Corea, a mitad del camino

Los procesos con Panamá y Corea van en la mitad del camino. El sector energético, el Canal y servicios, los temas de negociación con el país vecino. Vienen los TLC con Japón, Australia, la comunidad del Golfo y Rusia, que se concretarían en dos o tres años.

El Negociador Internacional del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Santiago Pardo Salguero habló con Dinero.com acerca de los tratados de libre comercio que actualmente están en proceso. Afirma que se ha recorrido el 50% del camino con Panamá y Corea. Los países que siguen en la agenda son Japón, Australia, La Comunidad del Golfo y Rusia.

Desde el 2004 el gobierno hizo una agenda de negociaciones la cual renovó este año. “Colombia muchas veces pierde competitividad porque paga un arancel alto. Se ha desarrollado una agenda comercial ambiciosa que se ha venido cumpliendo.”, declaró Pardo.

Panamá, economía de servicios
De acuerdo con Santiago Pardo, el tema de Panamá es interesante porque la economía del país vecino es en su mayoría de servicios, sobre todo financieros y logísticos. Cuentan con una industria considerablemente más pequeña que la colombiana al igual que el sector agrícola. Este último, un sector sensible y que el gobierno panameño defiende.

“Lo que hemos visto son complementariedades con Panamá. A Colombia le interesa vender más bienes de manera preferencia con este país. Energía, servicios y el Canal de Panamá son los intereses que tenemos con este TLC”, dijo el negociador internacional.

Corea, negociación de confianza
El TLC con Corea va por buen camino y se han logrado avances clave en poco tiempo. En parte por la claridad en los temas y porque se ha establecido una relación de confianza sólida entre ambos equipos.

Al final del día, los temas que quedan por negociar son los de comercio de algunos bienes y sobre todo los temas agrícolas. "Con Corea llevamos un buen ritmo, en septiembre tenemos una reunión de origen y de inversión", aseguró Santiago Pardo.

 

El país asiático espera aumentar sus exportaciones de vehículos y productos electrónicos y químicos, así como ampliar su inversión y cooperación en materia de energía, recursos naturales e infraestructura.

En esta nueva cita, se reunirán 14 mesas temáticas que abarcaron todos los aspectos del comercio de bienes y servicios e inversión. Sesionarán las mesas de acceso a mercados agrícola e industrial, reglas y procedimientos de origen, facilitación de comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio, defensa comercial, propiedad intelectual, compras oficiales, inversión, servicios, telecomunicaciones, entrada temporal de personas de negocios, asuntos institucionales y solución de controversias.

Según datos del ministerio surcoreano de Exteriores y Comercio, los intercambios entre los dos países fueron de US$922 millones en 2009, con unas exportaciones del país asiático de US$797 millones, frente a los US$125 millones que se importaron desde el país latinoamericano

Los TLC que vienen

De acuerdo con el negociador internacional, vienen los TLC con Japón, Australia, la comunidad del Golfo y Rusia. Dependiendo del interés que les ponga el nuevo gobierno, los acuerdos con los dos primeros países se pueden tomar dos o tres años más.

Con Japón ya se está terminando un acuerdo bilateral de aprobación de inversiones. Además ya existe un proceso iniciado e impulsado por un grupo de notables que recomendaron hacer un tratado de inversión primero, para luego pasar a un TLC. “Ya se ha hablado con ellos, pero todo con los japoneses toma tiempo”, aseguró Pardo.

También se hizo un memorando de entendimiento en temas de inversión. “Esta es la primera piedrita para decir, ojalá negociemos a futuro con ellos”, expresó el Negociador Internacional del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Santiago Pardo Salguero.

 






 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?