| 10/12/2006 12:00:00 AM

Se vendió Bancafé

La oferta del Grupo Bolívar, en cabeza de Davivienda, superó en $327 mil millones a la del Grupo Aval, en cabeza del Banco de Bogotá. Esta adquisición convierte a Davivienda en el tercer banco del sistema financiero colombiano.

Granbanco – Bancafé ya tiene nuevo dueño. Davivienda ofreció $2.2 billones por quedarse con el establecimiento de capital estatal, mientras que el Banco de Bogotá ofreció una suma bastante lejana, de $1.88 billones. De esta forma, Davivienda se quedó con el antiguo banco de los cafeteros y el último banco estatal que podía privatizarse.

El proceso de adjudicación del 99.6% de las acciones de Granbanco – Bancafé inició hoy a las nueve de la mañana. Los sobres depositados el lunes por Davivienda y el Banco de Bogotá se conocieron a esa hora. En esa primera oferta, Davivienda ofreció pagar $1.5 billones por Bancafé, mientras que el Banco de Bogotá se limitó a ofrecer el precio base del gobierno que era de $1.1 billones. Luego de conocerse esa primera oferta, se les concedió a los dos grupos el tiempo necesario para que pensaran su segunda y última oferta. Ya no tendrían más oportunidades, pues los oferentes eran solamente dos y ello limitó el número de ofertas que en un principio tenía pensado Fogafín que podrían realizar los participantes en la puja.

Este negocio, para el Banco de Bogotá, implicaba lograr la misma participación que tiene Bancolombia, el mayor establecimiento de crédito del país. Para Davivienda, por su parte, implicaba adquirir unos activos que lo acercarían significativamente al Banco de Bogotá, hoy en día el segundo banco en tamaño del país y desplazar al BBVA del tercer lugar en el sistema financiero colombiano.

La oferta de Davivienda superó todas las expectativas, especialmente teniendo en cuenta que como el precio base era de $1.1 billones, terminó doblando las expectativas del mismo gobierno. Cuando se conoció la segunda oferta, Davivienda se convirtió automáticamente en el nuevo dueño de Bancafé y por ende, el Grupo Bolívar, en el tercer grupo en importancia en el sistema financiero del país. Por su parte, el Grupo Aval de la Organización de Luis Sarmiento Angulo, sigue siendo el más grande conglomerado financiero de Colombia.

Según datos de la Superintendencia Financiera, los activos de Davivienda y Bancafé sumarán $16.45 billones y los pasivos $14.75 billones. Esta adquisición le permite a Davivienda acercarse al Banco de Bogotá en tamaño, pues este banco cuenta con activos del orden de $17.92 billones y con pasivos de $15.12 billones. Así las cosas, los dos primeros establecimientos de crédito del sistema financiero mantienen sus posiciones pues la privatización de Granbanco – Bancafé no le alcanzó a Davivienda para quitarle el segundo lugar al Banco de Bogotá, aunque sí para acercarse bastante a esa posición. Además, desplazó del tercer puesto a BBVA, banco extranjero que cuenta con $12.46 billones en activos y $11.26 billones en pasivos.
Última privatización de la Banca Pública

Desde el gobierno de César Gaviria hasta el de Álvaro Uribe se han privatizado instituciones financieras del Estado en cumplimiento con acuerdos realizados con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Es así como se liquidaron establecimientos como el Banco Central Hipotecario, Granahorrar y ahora Bancafé. Sólo queda en manos del Estado el Banagrario (antigua Caja Agraria), pero el gobierno ha dicho públicamente que no será privatizado, pues esta institución debe cumplir con el fomento del agro colombiano.

El gobierno de Uribe trató de privatizar en febrero de 2004 a Bancafé, pero ese intento fue fallido ya que ninguna entidad estuvo interesada en su adquisición. En esa oportunidad se habló de un pasivo pensional muy grande que le restaba atractivo a la entidad estatal. Por ello, Uribe decidió liquidar a Bancafé y crear un nuevo establecimiento saneado desde el punto de vista del pasivo pensional. Así nació Granbanco-Bancafé, el año pasado.

El gobierno sacó nuevamente al ruedo a Bancafé este año. Esta vez la cosa pintaba diferente y fueron muchos los interesados que pagaron $50 millones por conocer de primera mano todas las cifras de la entidad en proceso de enajenación. Ocho entidades mostraron su interés, entre ellas algunas extranjeras como Santander y General Electric. Pero al final de cuentas sólo presentaron ofertas dos bancos nacionales, Davivienda y el Banco de Bogotá, que se disputaron la última oportunidad de crecer en el mercado colombiano de una forma tan rápida como lo permite la adquisición de una entidad con tantos años de existencia.

Los ausentes
Los grandes ausentes de este proceso de privatización fueron los bancos extranjeros. Inicialmente se creía que la guerra por Bancafé sería a muerte entre los grandes titanes, pero a última hora se retiró la banca extranjera. ¿Por qué?

El Santander no participó porque comprará, por una suma estimada en US$12 mil millones de sus propios recursos, al banco estadounidense Sovereign, en el cual ya tiene participación. El Citi, la mayor incógnita en este tema, al parecer encontró una presa de mayor tamaño.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?