| 6/5/2009 12:00:00 AM

¿Se sabrá algún día qué pasó con el avión de Air France?

La búsqueda de restos del Airbus 330-200 de Air France que cayó en el Atlántico con 228 ocupantes llegó a su quinto día el viernes enfrentando malas condiciones climáticas, mientras una advertencia del fabricante del avión sugirió una posible falla técnica en el vuelo.

Airbus emitió una advertencia en la noche del jueves para que los pilotos sigan los procedimientos estándar de velocidad y ángulo de ataque si sospechan fallas en los indicadores de velocidad.

El mensaje reforzó la teoría de que los pilotos del A330, que se desvaneció unas cuatro horas después de decolar de Río de Janeiro hacia París en la noche del domingo, podrían haber dado al avión, sin advertirlo, una velocidad incorrecta al ingresar a una zona de fuertes tormentas. Volar demasiado rápido en condiciones de turbulencias puede dañar la estructura del avión, mientras hacerlo a una velocidad muy lenta puede hacerlo perder altura.

Airbus dijo que su mensaje a sus clientes no significaba que los pilotos del avión siniestrado hubieran hecho algo equivocado o que una falla de diseño fuera de algún modo responsable del accidente.

"Este Telex de Información de Aeronave es un documento de información que en ningún sentido implica culpa alguna", dijo el viernes Justin Dubon, un portavoz de Airbus.

Las causas del accidente motivaron numerosas conjeturas y expertos dudan de que una tormenta, por si sola, pueda derribar un avión como el A 330-200, considerado uno de los más seguros del mundo. Autoridades francesas no han descartado la posibilidad de un atentado "terrorista" y cuatro días antes del fatídico vuelo AF 447, Air France recibió en Buenos Aires un aviso de bomba en un avión que se aprestaba a partir hacia París.

Submarino nuclear

En tanto, continuó la búsqueda de restos del fatídico vuelo a unos 1.200 kilómetros de Recife, en el noreste de Brasil, desvaneciéndose cada vez más las esperanzas de encontrar cuerpos.

Francia envió a la zona un submarino de propulsión nuclear equipado con un avanzado sonar para ayudar a tratar de ubicar las cajas negras del Airbus, que son clave para determinar las causas del desastre, dijo el portavoz de las Fuerzas Armadas Christophe Prazuck en París.

Sin embargo, las cajas negras podrían no estar emitiendo la señal que permite localizarlas o que las montañas del fondo del océano las bloqueen si son transmitidas. "Tenemos que asumir esta posibilidad e ir adelante, pero es algo muy difícil. Necesitamos tener algo de suerte", dijo Prazuck.

París ya despachó un navío que porta un minisubmarino que puede descender hasta 6.000 metros, mucho más que los 2.500 a 3.000 metros en que se estima está el lecho del mar en la región, pero los expertos dudan de su posible éxito.

El almirante Edison Lawrence Dantas, comandante del Tercer Distrito Naval, dijo a la prensa que el mar estaba "bastante calmo" en la zona que operaron los barcos de la Marina.

En cambio, la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) reportó que las condiciones meteorológicas redujeron a un mínimo la visibilidad desde el aire, incluso por fuertes lluvias, aunque sus aviones continuaron la búsqueda de destrozos.

La FAB había identificado como pertenecientes al vuelo AF 447 restos y manchas de combustible detectadas desde el aire entre el martes y el jueves en al menos tres áreas del océano Atlántico, algunas separadas hasta por más de 200 kilómetros.

El brigadier Ramon Borges Cardoso, director del Departamento de Control del Espacio Aéreo de la FAB, dijo el viernes que los restos avistados desde el aire y que "realmente hacían parte de esa aeronave" estaban en una zona relativamente pequeña.

Los restos que se considera pertenecen al Airbus 330 son "la mancha de queroseno, el asiento y algunos pedazos de la aeronave que estaban en un área de aproximadamente tres kilómetros de destrozos, donde había cables y partes internas de la aeronave", dijo a periodistas en Recife.

En días anteriores, la FAB reportó el avistamiento de destrozos del vuelo AF 447 en al menos tres diferentes áreas, algunas de ellas separadas por más de 200 kilómetros.

Hasta el momento los barcos no han recogido restos, salvo unos izados el jueves por un helicóptero y luego descartados, porque las operaciones se centraban en ubicar eventuales sobrevivientes o cuerpos, dijo Borges Cardoso.

"Como esa posibilidad, tanto de (hallar) sobrevivientes como cuerpos, es cada vez más remota, pasamos ahora a hacer la búsqueda y la recuperación del material que se encuentre", por lo que los aviones volvían a las áreas donde se ubicaron anteriormente restos para guiar a los barcos, agregó.

En tanto, un grupo de familiares que había viajado desde Río de Janeiro a Recife, desde donde se coordinan las operaciones de búsqueda, regresó horas después luego de recibir informaciones detalladas de las autoridades.

Por su parte, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, hizo un homenaje a las víctimas durante un acto público en el estado de Bahia en el noreste del país.

"Voy a pedir un minuto de silencio por las víctimas del accidente del avión de Air France y del que todavía no encontramos los cuerpos", dijo el mandatario a la multitud en la población de Caravelas.

En el A 330 viajaban 226 pasajeros -la mayoría franceses, brasileños y alemanes-, y 12 miembros de la tripulación.

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?