| 4/13/2007 12:00:00 AM

Se entregarán 13 bloques del Caribe para buscar hidrocarburos

El gobierno anunció el inicio de la Ronda Caribe, en la cual se busca atraer la inversión extranjera sobre 13 zonas dentro del mar Caribe colombiano, donde posiblemente hay petróleo y gas. Estos están ubicados en Urabá, Sinú y Guajira.

El ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, manifestó que desde diciembre de 2006 se estaba formulando esta estrategia, la cual cuenta ya con fechas definidas y con los campos que serían entregados a las firmas extranjeras para la búsqueda de hidrocarburos.

La Ronda fue presentada en conjunto con el director nacional de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, José Armando Zamora, quien manifestó el interés de 15 compañías internacionales que ya adquirieron el paquete de información elaborado por el gobierno, que contiene las pruebas de sísmica y datos sobre las áreas que serán entregadas en licitación. Entre ellas están Shell, una firma independiente peruana y la empresa Pospetrol de Argentina.

¿Qué se ofrece?
Zamora indicó que se ofrecen 13 bloques del Caribe colombiano que abarcan un área de 290 mil hectáreas. Las zonas se localizan en las cuencas de Urabá, Sinú y Guajira.

En principio se habló de promocionar dichas áreas para las empresas de menor tamaño con el fin de ganar agilidad, pero finalmente se abrió la oportunidad para empresas de todos los tamaños, pero las que tengan mayor capacidad, serán las que podrían sacar más ventaja, por el tamaño de los bloques.

Martínez explicó que esta es una gran oportunidad para el país en materia de búsqueda de recursos naturales, debido a que el mar es una zona que aún está por explorar. “Tenemos en el país más de un millón de kilómetros cuadrados de tierra firme y en el mar tenemos un territorio de algo más de 900 mil kilómetros cuadrados. Eso nos da un potencial enorme para buscar más crudo y reservas de gas”, dijo el funcionario.

Los requisitos
Las empresas que ganen el derecho de explorar las zonas tendrán un trabajo mínimo exploratorio según el tamaño del bloque, información y características.

Todas las empresas que quieran participar de la Ronda Caribe deberán pagar a la ANH un derecho de US$150.000. “Esto con el motivo de recuperar los gastos generados en del proceso, que suman aproximadamente dos millones de dólares”, aseguró Zamora.

Sin embargo se espera recuperar esta inversión antes de terminar el año, debido a que según el ministro Martínez, hay optimismo en que la ANH le anuncie buenas noticias al llegar esa fecha. En la primera fase de exploración se buscará recuperar este monto debido a que en un sólo lugar del océano habría que alquilar un taladro que diariamente que cuesta US$400.000 y para obtener resultados, la empresa que investiga tiene que estar en el sitio por lo menos tres meses.

El cronograma
-Abril 12: Publicación de los términos de referencia, disponibles en la página web de la ANH.

-Abril 27- mayo 18: Roadshow Bogotá, Houston, Londres, Singapur, Calgary.

-Mayo 21: Disponibilidad del paquete de datos.

-Agosto 10: Fecha límite para presentar documentos de habilitación.

-Agosto 31: Publicación de los términos de referencia definitivos.

-18 de septiembre: Recepción de ofertas. Serán entregadas y abiertas en una ceremonia pública para garantizar la transparencia del proceso.

Primera semana de octubre: Adjudicación de contratos.

Los bloques se adjudicarán a los participantes que presenten la mejor oferta teniendo en cuenta: 1. La oferta de participación en producción para la ANH; y 2. La oferta de trabajo adicional.

“No hay inconvenientes en la frontera”
Dos de los bloques, el RC-1 y el RC-13, están muy cerca de la frontera de Panamá y de Venezuela, respectivamente.

Al ser cuestionado sobre si se presentarían eventuales problemas con ambos países por la posible intromisión en territorio ajeno, el ministro de Minas señaló que no hay riesgo de esta situación porque todo se hará dentro de las aguas que pertenecen a la Nación colombiana.

“No estamos por fuera de los límites del país y estamos actuando dentro de nuestra frontera marítima”, dijo el encargado de la cartera de Minas.

Faltan firmas de primer nivel
Para el Senador Hugo Serrano, especialista en el tema, este esfuerzo del gobierno es aceptable, pero no tendrá un gran impacto en materia petrolera mientras en el país no funcionen el doble o triple de firmas de primer nivel dispuestas a invertir con riesgo.

“Tenemos actualmente 60 o 70 firmas operando en el país, de las cuales 15 o 20 son de primer nivel que saben arriesgar. Necesitamos el doble o triple de las de primer nivel para que tengamos buenos resultados en el hallazgo de crudo”, dijo Serrano.

En su opinión, ya no se puede esperar un yacimiento de grandes proporciones sino que se debe incrementar el esfuerzo por encontrar pequeños pozos y para eso hay que multiplicar los esfuerzos de exploración.

Por lo tanto, el país dependerá en los próximos 30 ó 40 años de los combustibles derivados del petróleo. La transición hacia los biocombustibles está lejos. El alto costo de un barril de etanol frente a uno de gasolina no lo permite, por el momento, pensar en una transición.

Serrano señaló que mientras al país un barril de etanol cuesta US$98, en Brasil se pagan US$40. “Estamos creyendo que el biocombustible es la solución. Es la panacea para el país y eso lo dudo mucho. Con los costos tan altos por ahora no puede creerse que ese es el camino”, dijo el congresista.

Agregó que ese es el mismo camino que está tomando Estados Unidos. Un cambio rápido hacia el biocombustible. Pero el costo es muy alto ahora: “Para tanquear una 4x4 se necesita producir 250 kilos de maíz. Así se está incrementando los costos del sector agropecuario y se está encareciendo el maíz que es útil para el mercado de los aceites y los alimentos”, puntualizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?